¿Por qué el 30 de agosto se celebra el Día de Santa Rosa de Lima?

¿Por qué el 30 de agosto se celebra el Día de Santa Rosa de Lima?

Los fieles devotos peruanos cada 30 de agosto se visten de fiesta para rendirle homenaje a  Santa Rosa de Lima, considerada la patrona del Perú, América y las Filipinas. 

¿Y POR QUÉ ESTA CELEBRACIÓN?

Isabel Flores de Oliva nació en Lima el 20 de abril de 1586 . Aunque su nombre verdadero era Isabel, una india que trabajaba en su familia la llamó Rosa porque tenía una extraordinaria belleza.

Ella tuvo una buena educación, cosa que para la época era un privilegio, gracias a ello obtuvo una profunda formación espiritual.

Es así que en 1597, Santo Toribio de Mogrovejo, el entonces Arzobispo de Lima, le administró el sacramento de la confirmación y la llamó Rosa.

Santa Rosa de Lima

 

Ella era una mujer que siempre demostraba su gran amor por Cristo, a tal punto que decidió llevar un voto de virginidad. Consciente de su belleza, Rosa se restregaba la piel con pimienta para desfigurarse.

En una ocasión, su madre le puso una corona de flores en la cabeza para lucirla ante unas visitas. Pero, la joven se clavó una de las horquillas para hacer penitencia por esa vanidad.

Santa Rosa de Lima luchó para arrancar el amor propio y la vanidad de su corazón. Realizaba intensos ayunos y pasaba las noches en vela haciendo oración. También compartía los sufrimientos de Jesucristo y para eso se ponía una cinta de plata alrededor de su cabeza, cuyo interior estaba lleno de espinas.

Sus padres intentaron casarla, pero ella defendió su vocación. El 10 de agosto de 1606 ingresó como Terciaria en la Orden de Santo Domingo, imitando a Santa Catalina de Siena, su maestra espiritual.

Con la ayuda de su hermano Fernando construyó un lugar de oración en un rincón del huerto de su casa y realizaba sus mortificaciones. De jueves a sábado tenía experiencias místicas.

Entre las labores que realizaba Rosa era atender a los enfermos y esclavos.

Santa Rosa sufrió la persecución, burla de sus amigos y familiares durante muchos años.

En 1617, durante el Domingo de Ramos ocurrió algo inesperado. Mientras oraba delante de la Virgen del Rosario, el Niño Jesús le dijo: “Rosa de mi Corazón, yo te quiero por esposa”. Ella le respondió: “Señor, aquí tienes a tu inútil esclava; tuya soy y tuya seré para siempre”.

Santa Rosa de Lima murió el 24 de agosto de 1617, a los 31 años. Durante su entierro, los ciudadanos se acercaban al cadáver para obtener parte de su hábito y guardarlo como reliquia. Incluso, llegaron a arrancarle un dedo del pie.

Fue sepultada en el claustro del Convento de los Dominicos y en 1619 en la capilla Santa Catalina de Siena.

Fue canonizada por el Papa Clemente X en 1671 convirtiéndose en la primera Santa de América.

 

COMPARTIR     Twittear Compartir