Policias y fiscales: una vieja rivalidad

Policias y fiscales: una vieja rivalidad

No es la primera vez -ni será la última-, que surgen discrepancias entre el trabajo de los policías y las funciones de los fiscales. En cada intervención policial, fiscales y efectivos entran en una pugna silenciosa, unos defendiendo más el derecho de los detenidos |y los otros intentando justificar su esfuerzo y riesgo en cada operativo o captura.

El desacuerdo entre ambas instituciones llega al clímax cuando la Fiscalía rechaza u observa los expedientes o partes policiales y deja en libertad a los sospechosos, muchos de ellos atrapados con las manos en la masa y hasta con armas de fuego. Entonces, todo el trabajo policial, la intervención, persecución y tiroteos no sirven de nada. Los sospechosos se van libres o en calidad de comparecencia que es lo mismo.

Y esto seguirá sucediendo mientras la Policía no cuente con un eficiente equipo de investigación criminalística, de tal forma que pueda darle sustento legal y científico a cada caso. El fiscal no es investigador criminal, y mientras la Policía no cuente con profesionales bien equipados, la Fiscalía seguirá decidiendo el futuro de los detenidos, con las consecuencias ilógicas que hoy se ven.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.