El plan B de Cerrón: Asamblea Constituyente

El plan B de Cerrón: Asamblea Constituyente

Esta semana la agenda del país cambió drásticamente. La posibilidad de ir a un referéndum para la instalación de una asamblea constituyente que reforme la actual Constitución, es el tema que ocupa a todos.

Este tema se debatirá la próxima semana, según anunció la congresista Patricia Chirinos. En primer lugar, es poco probable que este proyecto de ley pase de la Comisión de Constitución al pleno.

El constitucionalista y profesor de la Universidad de Piura, Carlos Hakansson, señala que el proyecto adolece de errores conceptuales.

“La Constitución es un documento convocación de permanencia en el tiempo. Se puede mejorar o corregir por la vía de la reforma constitucional, pero es contradictorio que contenga un nuevo artículo que permite su “autodestrucción” para convocar una nueva asamblea constituyente. Por mandato constitucional el presidente de la República respeta, cumple y debe hacer cumplir la Constitución (inciso 1, artículo 118 CP)”, sostiene.

El abogado Lucas Ghersi , en una entrevista concedida al diario El Comercio, indica que reformar la Constitución no necesariamente es inconstitucional, siempre y cuando se siga
el procedimiento del artículo 206,

“Sin embargo, es pésima idea hacer una asamblea constituyente por otros motivos. La asamblea constituyente, como la han planteado ellos, va en contra del principio de la democracia Uno no puede incorporar a la Constitución un mecanismo contrario a los principios más básicos del Estado derecho. El principio democrático es uno. Eso significa que cada peruano debe tener un voto, que se tiene que respetar la democracia”.

Agrega que lo que plantea Perú Libre es una elección corporativista, que solo un grupo reducido, 30% o 40% de los constituyentes, sean electos por voto popular y el resto a través de elecciones gremiales: sindicatos, agricultores, e incluso jurisdicciones étnicas, afroperuanos e indígenas. Al hacer eso, ellos rompen con el principio democrático, se presta para la
manipulación, porque no vamos a saber quiénes van a formar parte o no de diferentes circunscripciones étnica.

EL PLAN B

En la mente de los miembros de Perú Libre estaría llevar este tema hacia una cuestión de confianza. Al respecto del profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de Piura, Luis Castillo, explica que los miembros de la Comisión de Constitución el Congreso de la República están convencidos de que este proyecto se debe tramitar cuánto antes, porque genera inestabilidad política e impacta en “ámbitos como el económico, mientras más pronto haya una respuesta – en un sentido u otro- esos impactos podrán irse modulando. La gravedad de la situación reclama que el trámite sea lo más célere posible”

La cuestión de confianza es una prerrogativa amplia del Ejecutivo, y los proyectos de ley del Ejecutivo sí forman parte de la cuestión de confianza, salvo los referidos a la reforma constitucional.

“El Ejecutivo puede hacer cuestión de confianza sobre cualquier tipo de leyes, excepto las de reforma constitucional”, porque la reforma constitucional es competencia exclusiva del Congreso, no es compartida con el Ejecutivo. De la mi sma opinión es Hakansson, quien sostiene que la cuestión de confianza no procede para este caso.


Síguenos en nuestras redes sociales:


 

COMPARTIR     Twittear Compartir