Piura, unidad en la verdad

Piura, unidad en la verdad

Quién no recuerda en las marchas de protesta de los gremios esa “arenga” que además era una especie de reclamo y alerta, ¡Unidad, en la lucha! ¡Unidad, en la lucha!, y es que en los colectivos sociales siempre se cuelgan los oportunistas, gente que divide, personas que hablan sólo cuando les tocan sus intereses o “topos que llegan a socavar” los esfuerzos; gente que lleva sus propios códigos y agendas -aunque ese no es un problema- sino que los anteponen a la agenda u objetivo común que les convoca.

No se construye unidad sin la verdad, sin la coherencia, hay que tener cuidado y no prestarse al juego de los que pescan a río revuelto y aprovechan todo conflicto, y hasta crean el conflicto para sus propios intereses.

Por eso es que en este cometido de unificar la lucha sobre la pandemia se debe tener en cuenta criterios mínimos, una agenda común que identifique cuál es el principal problema en estos momentos, el cuello de botella que entorpece el avance o eficacia de la lucha y, con ello, establecer el objetivo a perseguir; esto permitirá identificar al principal enemigo: ¿COVID? ¿Oxígeno o medicinas? ¿Vizcarra o Ejecutivo? ¿GORE? ¿Centralismo? ¿Ciudadanía, Municipios? ¿Idiosincrasia de los piuranos? ¿Sistema de salud? Etc. No podemos salir en nombre de la unidad y tirar palos al viento.

La solución está en la indentificación complexiva del problema; para ello, cada institución o especialista que participe en el colectivo, debe alcanzar desde el ámbito de sus competencias, su interpretación del problema y sugerir sus líneas de acción: Colegio Médico, Cámara de Comercio, Medios, comando COVID, Ues, gremios, Municipios, iglesias, etc.; la idea es que cada quien aporte desde sus principales fortalezas.

Esta mirada global nos dará una visión genérica y clara y con ello la misión que debemos acometer. Todo esto debe ser expuesto a la ciudadanía y alcanzar el mayor respaldo popular. Es imprescindible buscar una persona con mucha capacidad para comunicar, una especie de vocero que conozca muy bien el tema, en amplitud y profundidad, que sea lo más imparcial posible, libre de ataduras de derecha o de izquierda; evitar alguien que pueda ser identificado por sus filias o fobias, que “se le note el plumero de lejos”; una dama bien preparada y de carácter, sería genial.

Finalmente creo que se debe establecer una especie de Coordinación Central para moderar este Colectivo. Salvo mejor y más ilustrado criterio. Sí se puede


Escrito por: Miguel Medina Pacherre
COMPARTIR     Twittear Compartir

Miguel Medina Pacherre

Miguel Medina Pacherre

Sacerdote. Párroco de Nuestra Señora de Guadalupe.