Joven es acribillado en posible ajuste de cuenta

Joven es acribillado en posible ajuste de cuenta

Un joven de 25 años que registraba varias denuncias por robo, fue acribillado por dos desconocidos.

El hecho fue perpetrado ayer en horas de la mañana en un descampado donde se ubica una ladrillera, cerca del paradero de la empresa de transportes 6M, en el distrito Veintiséis de Octubre.

Los investigadores PNP señalaron que la víctima fue llevada por sus asesinos hasta el lugar mencionado. Allí se habría originado una discusión.

En medio del altercado, Humberto Mauricio Neyra (25) habría intentado escapar, pero uno de los asesinos le disparó dos balazos en la espalda por lo que cayó al piso. Para asegurarse de que Humberto fallezca, el matón le disparó por tercera vez esta vez en la cabeza.

Solo entonces los los criminales fugaron del lugar en su motocicleta. LA PNP identificó la unidad móvil usada por los desconocidos. Los disparos alertaron a unos recicladores, quienes de inmediato se acercaron para observar lo que pasaba, hallando el cuerpo sin vida de una persona, vestida con camisa floreada, un pantalón jean y unas zapatillas negras y rotas.

De inmediato dieron aviso a la Policía y agentes de la comisaría de Veintiséis de Octubre hicieron un cerco para preservar la escena del crimen e identificar el cadáver. Sin embargo, esta persona no tenía documentos de identidad y solo portaba dos chips en el bolsillo de su pantalón.

De lo ocurrido, se dio cuenta al personal del Departamento de Investigación Criminal (Divincri), el cuale hizo denodados esfuerzos para encontrar algún familiar o amigo del acribillado.

Es así que luego de una hora se pudo reconocer a la víctima como Humberto Mauricio Neyra (25), natural de Lima y quien residía en la manzana B lote 18 de la Upis Villa Rosales, distrito Veintiséis de Octubre.

Fuentes de la unidad especializada en investigar delitos contra el cuerpo, la salud y la vida, Divincri, informaron que la víctima registra denuncias desde el 2020 por robos contra sus hermanos, conviviente, vecinos y su propio padre. También debía responder por posibles vínculos con tráfico ilícito de drogas.

Esto haría presumir que Mauricio Neyra se involucró con individuos al margen de la ley, con quienes habría mantenido problemas y no llegó a buenos acuerdos.

Trascendió que la hipótesis de que Humberto fue víctima de ajuste de cuentas y no de sicariato, cobra mayor fuerza, conforme avanzan las averiguaciones.

 

Redacción El Tiempo
COMPARTIR     Twittear Compartir