El GORE no es una agencia de empleos

El GORE no es una agencia de empleos

Es indudable el compromiso asumido por el gobernador con quienes apoyaron con su sudor y hasta con sus propios recursos la campaña política. Y es evidente también, la exigencia de los partidarios y simpatizantes que creen tener un “derecho” ganado para ocupar un puesto en alguna oficina del Gobierno Regional, desplazando incluso a los empleados estables y con experiencia.

Por ello las largas colas de simpatizantes en las puertas del GORE tratando de exigir un pedazo de la “torta regional”. Sin embargo, debe quedar claro que quienes asumen la función pública, por encima del partidarismo, deben ser profesionales con experiencia en gestión pública, que aporten al desarrollo de la región; y, además, que garanticen el éxito del propio gobernador, cuyo prestigio como autoridad y político está en juego.

Entendible las exigencias partidarias y el deseo de “cumplir” con todos, pero las instituciones públicas no son agencias de empleos, cuyo presupuesto debe derrocharse solo en planillas de contratados sin experiencia; en un círculo vicioso que convierte en burocrático y paquidérmico cualquier función e institución del Estado.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.