Urge mejorar eficiencia en el gasto público

Urge mejorar eficiencia en el gasto público
Referencial

En momentos en que es prioritario agilizar la inversión pública, el vagón de arrastre para incentivar también la reactivación de capitales privados, es una buena noticia para Piura y las regiones que en el Presupuesto 2021, recientemente aprobado en el Congreso, se haya considerado un incremento de S/2.800 millones para los Gobiernos Regionales y municipalidades, respecto a lo asignado este año pasado, superando así los S/55.608 millones.

La decisión resulta, incluso, coherente con la actual política del Gobierno de escuchar a la población, de atender el clamor ciudadano, por ejemplo, el de las regiones que por años exigen descentralizar los fondos públicos.

El problema surge cuando alcaldes, gobernadores y sus equipos técnicos se convierten en verdaderos obstáculos del desarrollo, debido a su incapacidad de gestión, lo que a su vez se convierte en el pretexto perfecto para que el Gobierno Central se lave las manos limitándose a responsabilizar a las autoridades subnacionales de que los proyectos no avancen.

Una de las indignantes consecuencias de este círculo vicioso de la burocracia es que, por ejemplo, a tres años de la inundación y de El Niño Costero, los piuranos sigamos sin defensas ribereñas y en riesgo de inundarnos. No tenemos salida del río al mar ni drenaje pluvial ni reservorios satélite para manejar los caudales en beneficio de la agricultura, etc.
Es decir, y por increíble que parezca, el problema no es el dinero. Podemos tener más recursos, pero -como decían especialistas en nuestra edición de ayer- si las unidades ejecutoras no son eficientes, no sirve de nada.

Si bien el próximo año habrá seguramente partidas específicas para proyectos especiales en el marco de la reactivación, es de esperarse, como viene ocurriendo hace muchos años, que muchas obras se queden en el camino debido a malas gestiones, como por ejemplo los hospitales emblemáticos de la región.

Mientras no se encuentren propuestas viables y constitucionales de introducir las debidas reformas en el aparato estatal, para establecer un vínculo entre la planificación estratégica y el presupuesto, así como para reformular el actual proceso de descentralización, lo más seguro es que sigamos repitiendo errores y que no avancemos.

COMPARTIR     Twittear Compartir