Ni en pandemia los piuranos se salvan de falta de agua y de los desagües rotos

Ni en pandemia los piuranos se salvan de falta de agua y de los desagües rotos

El colapso de la Cámara de Bombeo de Aguas Residuales (CBAR) de “Las Dalias” y la falta de un plan de contingencia dejaron sin agua a 10 urbanizaciones y tres asentamientos de la ciudad durante tres días.

Pese a los informes de la EPS Grau y Sunass sobre que ya se había hecho el arranque de los equipos, hasta el cierre de edición el líquido elemento aún no llegaba a las viviendas.

En tanto no se repare el problema central, todavía no pueden entrar a funcionar los cinco pozos y reservorios de agua ubicados en Nuevo Vicús, Las Dalias, Santa Margarita, Lourdes y Néstor Martos.
A esto se suma el drama de Los Geranios y El Golf en donde se formaron inmensas lagunas de desagüe con toda el agua residual que la cámara dejó de bombear.

Tres días después del colapso, el agua seguía empozada frente a las casas.

Junto a estos sectores, también se vieron afectados La Ribera, Quinta Ana María, Cocos del Chipe, Vicús, San Eduardo, Santa Margarita, Los Portales.

Tampoco hubo agua en los asentamientos Néstor Martos, Ollanta Humala y Las Dalias.

Pide renuncia

En este escenario de insalubridad total, el alcalde de Piura, Juan José Díaz, pidió la salida del gerente de EPS Grau, Roberto Sandoval.

“Lo pido por la inexistencia de un plan de contingencia y además por la nula articulación con otro tipo de autoridades […] No hubo ni siquiera la orden de que salieran las cisternas [para los vecinos]”, comentó el alcalde quien asegura que el gerente no le contestó las llamadas durante la crisis.

Cisternas

Cerca de la 1:00 p.m. de ayer, la EPS Grau informó en redes sociales sobre la salida de seis cisternas para abastecer a Vicús, San Eduardo, Santa María del Pinar, La Laguna del Chipe, Santa Margarita, Los Portales y Ollanta Humala.

En el mismo comunicado pidieron no arrojar agua al alcantarillado.

Díaz Dios refiere que otro funcionario de la empresa le dijo que no había orden de salida de cisternas por temor a las aglomeraciones en plena pandemia.

“[El gerente] no ha coordinado ni con la Policía ni el Ejército para un reparto ordenado. Dice que ha coordinado con el Ministerio de Vivienda, pero es con su jefe. Debemos estar informados para tomar acciones”, agregó Díaz.

La Municipalidad de Piura reportó el apoyo a la población con una cisterna de agua potable, otras con líquido para otros usos, mientras coordina el apoyo con Fuerzas Armadas.

“No es posible que cuando algo falla no haya un plan de contingencia ni coordinación con nadie. Este no es un gerente. [Sandoval] puede ser un buen ingeniero, pero acá se necesita de una persona que articule esfuerzos, que pida ayuda o al menos conteste el teléfono”, comentó.

“Es un atentado”

En tanto, la indignación de los vecinos llevó a pedir la intervención de Defensoría del Pueblo.

“Esto es un grave atentado a los derechos fundamentales, de la vida, la salubridad y el derecho al agua al agua potable”, sostuvo César Orrego, representante de la Defensoría.

En ese sentido, pidió que Fiscalía y Sunass inicien una investigación.

Sostuvo que el martes permaneció en la CBAR Las Dalias hasta casi las 7:00 p.m. y recogió la versión de funcionarios de EPS Grau sobre el historial de fallas de los equipos de la cámara.

Es preciso señalar que en Las Dalias se recogen las aguas residuales de otras cinco cámaras de bombeo.

“Esto debe suponer que esta cámara como las otras tengan su real mantenimiento y operatividad. Esto es una obligación de la EPS […] Ellos ya tienen información de que esta cámara tiene problemas y requiere, o la reparación inmediata o el mantenimiento constante. No es posible que grandes sectores de Piura se queden sin agua y desagüe”, dijo.

Orrego narra que el primer problema que se suscitó el lunes fue el colapso de una línea de impulsión, lo que provocó el rebose de las aguas negras.

En este caso, el tema de fondo es que varias tuberías son de cemento, cuando ya deberían cambiarse a PVC.

Cuando ya se había superado este impasse, agrega Orrego, surge el problema con el “árbol hidráulico” de la misma CBAR, que es una pieza de fierro fundido.

“El señor Sandoval me ha informado que ya han habido problemas. Esta infraestructura tiene problemas por la falta de un sistema de purga de aire. Lo cual genera presiones altas y rompe el sistema. También parte de esta infraestructura, tiene líneas de impulsión de cemento, lo cual no debe existir. Si ya tienen un análisis de esto, deben resolverlo para evitar esta situación”, afirmó Orrego.

Se defiende

Por su parte, el gerente de EPS Grau, Roberto Sandoval, informó pasada la 1:00 p.m. que ya se puso a operar la cámara y solo se esperaba que bajen los niveles de agua residual en las redes para iniciar con los pozos.

Sobre el pedido de renuncia que hizo el alcalde de Piura, Sandoval evitó la confrontación.

“Somos funcionarios públicos y estamos sujetos a evaluación”, sentenció.

COMPARTIR     Twittear Compartir