Editorial: La necesidad de cuidar al Estado

Editorial: La necesidad de cuidar al Estado

La idea no es señalar únicamente lo que se ha hecho -a todas luces, mal-, sino también proponer. Piura, en efecto, como lo señala el secretario de Transparencia, Gerardo Távara, necesita de buenos funcionarios, requiere con urgencia técnicos conocedores de su cancha y profesionales con el más intachable historial.

Los diferentes funcionarios y trabajadores, además de las autoridades que son los elementos básicos de la estructura del sector público, son los encargados del patrimonio de la ciudadanía; por tanto, no deberían ser privilegiados sin alma que luego de cobrar varios sueldos en distintas jurisdicciones de manera ilegal o beneficiar a empresas amigas o flexibilizar los requisitos para los consorcios, jueguen a hacer obras y luego estafen a Piura, para después salir por la puerta falsa y correr hasta donde el brazo de la justicia no los puede alcanzar, o se bañan con todos los aceites posibles para seguir errando a pesar de las advertencias, las críticas o los consejos.

En Piura, la institucionalidad es aún débil y debe ser fortalecida mediante los instrumentos de moralización, pero también ejercer el castigo ejemplar que la ley contempla en caso se violente. Precisamente, una forma de recuperar a las instituciones es poniendo en vigencia nuevamente a las leyes y demostrar que no son letra muerta. ¿Quiénes son los encargados de ello? Las autoridades. Precisamente, para evitar que el fenómeno del otorongo se replique en nuestra región, urge la vigilancia ciudadana. Es preciso impulsar las iniciativas de control estatal desde fuera, pues la soberanía y la capacidad de decidir en última instancia corresponde a ella, a usted y a nosotros.

COMPARTIR     Twittear Compartir