Personas con autismo y mascotas, los principales afectados por los pirotécnicos

Personas con autismo y mascotas, los principales afectados por los pirotécnicos

Una invocación a la ciudadanía a que celebren las fiestas de fin de año sin explosión de juegos pirotécnicos para no causar el sufrimiento de personas con discapacidad, hizo hoy la Defensoría del Pueblo.

Es  es el caso de las personas con autismo, que tienen un procesamiento sensorial diferente al tener los sentidos exacerbados, especialmente el oído, lo que hace que perciban los ruidos de manera aumentada y, como consecuencia, vea alterada su estabilidad emocional y la de su familia.
El estallido y el estruendo de los fuegos artificiales y petardos generan un gran estrés y alteración, muchos entran en shock y convulsionan lo cual convierte las celebraciones familiares en momentos de sufrimiento, recordó la jefa del Programa de Discapacidad de la Defensoría del Pueblo, Malena Pineda Ángeles.
Por otro lado, hay que tener en cuenta que la manipulación de fuegos artificiales es la principal causa de incendios en épocas de fiestas, representan riesgos de quemaduras, lesiones, mutilaciones por explosión y problemas de audición para las personas que los usan.
La potencia del sonido que emiten superan en algunos casos los 150 decibeles, siendo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que los ruidos superiores a los 60 decibeles pueden perjudicar la salud auditiva.
Pineda Ángeles recomendó tener presente a las personas con autismo y discapacidad que en estas fechas en lugar de prepararse para celebrar, tienen que realizar diferentes estrategias para evitar los estruendos, el ruido, la ansiedad y angustia que originan estos.
La Defensoría del Pueblo convoca a celebrar estas fiestas en familia sin perjudicar a los demás, pues  las personas con discapacidad tienen derecho a celebrar felices y sin miedos.
COMPARTIR     Twittear Compartir