Papá que cuida a su bebé no está “ayudando” a la madre, está ejerciendo su paternidad

Papá que cuida a su bebé no está “ayudando” a la madre, está ejerciendo su paternidad

Por las características propias de una sociedad como en la que vivimos y hemos vivido, se sigue creyendo que es la madre la que debe cargar con la mayor parte de los cuidados de un bebé recién nacido, lo cual es una gran mentira.

Aunque muchos bebés tienden a unirse más con sus madres por razones biológicas, los padres también tienen un rol sumamente importante a jugar en el cuidado y la crianza de los hijos sin dar ningún tipo de excusas para no hacerlo. Ellos saben también que su presencia es importante en la vida de un hijo.

En una cultura con características machistas, nos parece increíble y encantador que un padre se decida a “ayudar” a la madre a hacerse cargo de todo lo que tiene que ver con el niño como si esa no fuese su responsabilidad también. Es por esta misma razón que todos deberíamos dejar de usar la palabra “ayuda” cuando nos referimos a todo lo que hace el padre para criar a un hijo porque esas cosas también vienen acompañadas de la paternidad responsable.

¿Por qué dejar de llamar “ayuda” a la paternidad responsable?

Cuando vemos a un padre atendiendo el llanto de su hijo, dándole su biberón, arrullándolo, mimándolo, cambiándole los pañales, bañándolo, vistiéndolo o enseñándole las primeras palabras, este padre no está ayudando a la madre, esta ejerciendo su paternidad, pues el también tiene responsabilidades que cumplir.

Por mucho que a algunos les pueda parecer que el correcto uso de los términos es una “tontería” que no hace ninguna diferencia, es algo trascendental y que debemos cuidar por el bien de nuestros pequeños.

El padre es tan importante como la madre

Aunque muchos se empeñen en decir lo contrario, la figura del padre es igual de importante y trascendental en la vida del infante.

Todos tenemos muy claro que el vínculo bebé-madre es de mayor dependencia que el de bebé-padre por cuestiones biológicas, pero esto no significa que el progenitor deba quedar relegado a un segundo plano en cuanto a deberes, responsabilidades y toma de decisiones.

Estudio

Según un estudio llevado a cabo en el Centro de Ciencias del Cerebro Gonda de la Universidad de Bar-Ilan, si un hombre ejerce un papel primario en el cuidado de su bebé experimenta el mismo cambio neuronal que una mujer.

A través de diversos escáneres cerebrales, efectuados tanto en padres heterosexuales como en homosexuales, pudo verse que la actividad de sus amígdalas era 5 veces más intensa de lo normal. Esta estructura se relaciona con la advertencia del peligro y una mayor sensibilidad al mundo emocional de los bebés.

Asimismo, y este dato puede sorprender a más de uno/a, el nivel de oxitocina segredado por un padre que ejerce el rol de cuidador primario es igual al de una mujer que cumple también su papel como madre. Todo ello nos revela algo que ya sabíamos: un padre puede relacionarse con sus hijos al mismo nivel emocional que la madre.

Tenemos asociado que la madre debe estar sí o sí al cuidado del bebé, mientras que el padre puede estar ausente por motivos laborales. Sin embargo, y como dice Denis Lord: “un padre no es el que da la vida, eso sería demasiado fácil, un padre es el que da el amor”.

Vía La Mente es Maravillosa

COMPARTIR     Twittear Compartir