Únete al canal de WhatsApp de El Tiempo

Editorial: La salud mental y el coronavirus
abril 16, 2021
Autor: Victor Palacios

Compartir:

Es probable que, tras ver las últimas noticias sobre juergas, falta de oxígeno, irresponsabilidades de uno y otro lado, necedades criminales, etc., estemos inclinados a pensar que somos intrínsecamente inhumanos y egoístas. No únicamente individualistas, es decir, preocupados por nuestro bienestar –algo bastante lícito-, sino egoístas, sin mayor compromiso que con nuestro confort aún a costa de la integridad ajena. No nos importa lo que pasen otras personas a nuestro alrededor. Primero estoy yo; luego, yo; luego, yo; luego, yo…

Es posible que nos parezca convincente el viejo adagio político de que “el hombre es lobo del hombre”. ¿O eso no es lo que nos muestran las cámaras de televisión y las noticias en las redes, cuando la Policía interviene en una fiesta clandestina o vemos a jovenzuelos en los parques, en grupos y con las mascarillas por los tobillos? Pero también cabe la posibilidad de que seamos una sociedad llevada a lo ilógico, a lo insensato, por causa del estrés. Más de un año de incertidumbre colectiva, entre quince y veinte muertes diarias por el coronavirus, deterioro de la economía, vacunación lenta y pocas esperanzas de que esta situación sea resuelta pronto; todo esto volvería loco a cualquiera. Para esquivar el abismo de la psicosis colectiva, nos hemos inventado una personalidad indolente, ataráxica, hedonista y clavada como estaca no en el presente, sino en el instante.

La misión de las instituciones, incluido el periodismo, es formar criterios para actuar de manera constructiva; ello pasa también por formar una actitud crítica que nos ayude a rectificar cuando nos equivocamos. La vida social, como la individual, es ensayo, es error y es aprendizaje. Sin embargo, ¿también es posible que las entidades, los cuerpos mayúsculos de la sociedad, se dediquen a comprender las causas de las conductas evasivas en lugar de solo penalizarlas? No creemos equivocarnos si caracterizamos a nuestro actuar como un intento de evadir esta realidad incierta y dolorosa. Podemos decirlo de una manera más cruda: queremos divertirnos porque quizás mañana estemos muertos.

¿Qué misión tienen las instituciones, si esta es la aparente verdad de las cosas? Acompañar con soporte mental a las familias y a la sociedad toda. La respuesta al coronavirus no puede ser únicamente represiva, sino también educativa, empática, constructiva. El Estado debe reforzar las UCI, las villas COVID, etc., pero también debe atender urgentemente la salud mental.

Más populares
[imagen_perfil_autor]
Victor Palacios
Editor web de El Tiempo y La Hora. Periodista y fundador del equipo digital del diario El Tiempo. Comunicador con experiencia en Marketing Digital, Data Analyst, SEO, Web Design, Email Marketing e Ecommerce.
[linkedin_autor]