Nuevos rumbos para el agro

Nuevos rumbos para el agro

El 29 de diciembre se emitió el Decreto de Urgencia 043-2013, que extendió la vigencia de la Ley 27360 (Ley de Promoción Agraria) hasta el 31 de diciembre del 2031. Así, se busca promover y mejorar las condiciones para el desarrollo de esta actividad, a fin de recoger mayores beneficios y derechos para los trabajadores del sector.

La actividad agropecuaria fue una herramienta eficaz para lograr que la pobreza en el sector rural disminuyera de 81,3% a 38,3% en los últimos años. Asimismo, generó más de medio millón de puestos de trabajo formales y se estima que, en los próximos diez años, superará los 800.000, además de ser un rubro que ocupa al 25 % de la población económicamente activa (PEA).

En cuanto a valor de producción, el sector creció de 15.000 millones de soles en el 2000 a casi 30.000 millones en el 2019; es decir, casi el 100 %. A su vez, las agroexportaciones pasaron de 600 millones de dólares en el 2000 a más de 7 000 millones en el 2018, lo que representa un incremento superior al 1.000 %.

A pesar de estos datos macroeconómicos positivos, existen diversas opiniones respecto a la utilidad del decreto. Sus defensores señalan que promueve la inversión, la empleabilidad y el crecimiento del agro. Sus detractores expresan que se trata de un régimen casi esclavista, ya que no paga CTS ni gratificaciones y la remuneración es inferior a la del trabajador de régimen general.

Todos los trabajadores peruanos, más allá del régimen en que se encuentren (general o especial) o el tamaño de sus empresas, tienen los mismos derechos laborales: jornada de ocho horas, descanso semanal, acceso a seguridad social, acceso a fondo de pensiones (ONP o AFP), vacaciones, gratificaciones y compensación por tiempo de servicio (CTS). Con la modificación de la ley, mantendrán una remuneración mínima mensual idéntica de 930 soles. Al mismo tiempo, el régimen general y el agrario tienen 93 soles adicionales por asignación familiar, que no disponen otros regímenes. En conclusión, entre ambos regímenes, el trato es igual.


Escrito por: Marco Vinelli
COMPARTIR     Twittear Compartir

Marco Vinelli

Marco Vinelli

Profesor de ESAN