Novela policiaca insólita

Novela policiaca insólita

Arthur Conan Doyle –creador de Sherlock Holmes– y Agatha Christie (Agatha Mary Clarissa Miller, su real nombre), son escritores icónicos de la novela policial.

Ella inmortalizó a Hércules Poirot, protagonista de 33 novelas y 50 relatos cortos, inspirado según algunos en el inspector Hanaud de la Sureté, personaje de W. Manson; y a la veterana Miss Jane Marple, protagonista de trece novelas; no obstante, “Cianuro Espumoso”, publicada en Estados Unidos en 1945, es de las pocas donde el protagonista es ajeno a los mencionados: el inspector Kemp, de la Scotland Yard, quien descubre al autor de un crimen acontecido durante una cena con siete comensales, uno de éstos, el viudo de una dama envenenada un año antes. Kemp es un filósofo del crimen: “La mayor parte de la gente es capaz de cometer un asesinato, por eso es difícil eliminar un sospechoso”, “los suicidios obedecen en nueve de diez casos a asuntos amorosos, con las mujeres, y dinero, con los hombres”, “me gustaría darles un curso de investigación práctica a los escritores de novelas policiales”. Es un analista de la vida: “Las mujeres nunca dejan en paz el pasado” o “nunca se consigue nada discutiendo con mujeres”.

Chester Himes es un escritor afroamericano excéntrico. A los diecinueve años fue encarcelado por asalto a mano armada, y en la prisión publicó, inspirado en la obra de Dashiell Hammett, una de sus más fascinantes novelas, “Un ciego con una pistola”, dando vida a los policías negros “Ataúd” Johnson y “Sepulturero” Jones, los mejores agentes de la ciudad que se desenvuelven en Harlem, su oficina laboral y verdadero protagonista de la obra, achacándole todos los males de su raza a Abraham Lincoln por haberlos liberado de la esclavitud.

La novela comienza con las sospechas de una casa en ruinas cuando es sustituido el cartel de la funeraria por otro solicitando mujeres fértiles. Con un lenguaje sencillo tratan temas profundos: “La fraternidad es mejor alimento que el pan”, “la primera cosa que aprender cuando se visita un burdel es que hacer con el dinero que llevas”, “los blancos inventaron la mentira”, y “Dios ayuda a los que se ayudan”. Otras obras para los aficionados son “Algodón en Harlem”, “Extraño asesinato”, y “¡Corre, hombre, corre!”. Invito a leerlo.


Escrito por: Carlos Ginocchio Celi
COMPARTIR     Twittear Compartir

Carlos Ginocchio Celi

Carlos Ginocchio Celi

Administrador de Empresas de la Universidad de Piura. Es gerente general de Agrobanco y tiene más de 35 años de experiencia en Gestión de Desarrollo.