El mundo en bicicleta: “Recuperemos la ciudad”

El mundo en bicicleta: “Recuperemos la ciudad”

El próximo año 2018, Lima será sede del séptimo Foro Mundial de la Bicicleta con el lema “Recuperemos la ciudad”. Es un gran reto por delante para los biciactivistas y para la sociedad civil en general el promover, en ese contexto, que no solo Lima deje de ser una de las ciudades más hostiles a la movilidad sostenible.El Foro Mundial de la Bicicleta, cuya sexta edición reunió hace pocos días a más de 10 mil personas de 22 países en Ciudad de México, es expresión de un amplio movimiento social que busca ciudades más sostenibles y humanas. El que el próximo año Lima sea la sede no quita que los pedaleros de todo el país acudan a este evento que da la oportunidad de traer ideas más claras y frescas sobre la necesidad de dejar de lado el viejo parque automotor de Piura y proyectarnos a hacer de Piura una ciudad más amigable y sostenible.

En particular, el FMB -nacido en Latinoamérica- es una de las principales expresiones de resistencia y discusión de alternativas frente a la todopoderosa “ideología del carro” que aún hoy parece dominar los planes nacionales, la planificación urbana y la aspiración social.

El mercado automotriz -además de ser uno de los principales factores que generan tráfico y contaminación en las ciudades- es uno de los mayores estímulos para las actividades extractivas. El 70% del peso de un auto es hierro y acero, en tanto que el 16% del consumo global de acero va para la industria del transporte.

Además ocupa enorme espacio urbano, no hay estacionamientos. Sólo el 9% de limeños se moviliza en un vehículo particular, mientras que 1.9% lo hace en taxi y más de 75% lo hace en transporte público masivo. Paradójicamente, esa pequeña minoría que circula día a día es la que origina problemas. ¿Por qué? Porque ocupa la mayor parte de las pistas: un auto ocupa alrededor de 10 m², así que en una cuadra de tráfico (es decir, en unos 350 m²) podrían estar atolladas apenas 35 personas cada una en un auto particular, y como máximo 175 usando la máxima capacidad de cada vehículo. Si esas mismas personas estuvieran en buses o en bicicletas, el embotellamiento simplemente no existiría.

Esto muestra cómo el transporte en auto particular es muy ineficiente respecto del uso del espacio físico que es, aunque a veces lo olvidamos, un recurso natural limitado. Mientras más autos privados circulen, estamos haciendo un uso más ineficiente del espacio urbano y, por supuesto, de nuestro tiempo. Cuando usted se pregunte por qué hay tanto tráfico, recuerde que sólo en los últimos 10 años el parque automotor se multiplicó por tres.

COMPARTIR     Twittear Compartir