Los retos del nuevo gobernador

Los retos del nuevo gobernador

Tenemos la obligación moral de decirle a don Luis Neyra que ha vencido a pesar de no haber revelado a la ciudadanía cuál será su equipo de trabajo, con un enorme porcentaje de ausentismo y a pesar de las sospechas que lo vinculan a Fuerza Regional, el partido del “gallo” que deja la región en una situación lamentable. Con estas cruces a cuestas, Luis Neyra está obligado a gobernar con transparencia, horizontalidad y pluralidad.


Su primer pronunciamiento público, a través de El Tiempo, en el que Neyra ha pedido a los demás partidos y movimientos que participaron de la primera vuelta unirse a su gestión, es importante, porque quiere decir que el electo gobernador es consciente de que empieza enfrentando a la desconfianza, pero será justamente un gobierno plural el que servirá para impedir -o al menos dificultar- que los posibles o supuestos remanentes de la anterior gestión se apoderen de sectores claves del Gobierno Regional. Parafraseando a Neyra, hay que dejar de lado las “mezquindades políticas”.

Por otro lado, los políticos que se integren al trabajo de sacar adelante a Piura también se beneficiarán de atender el llamado del nuevo gobernador. Observemos lo que nos dicen los resultados: tenemos un ausentismo que bordeaba el 30%; entre los votos válidos, la distancia entre Luis Neyra y Reynaldo Hilbck también fue importante. Al término de la primera vuelta, se pensaba que los demás candidatos darían su apoyo a Hilbck para hacer frente a la amenaza del “continuismo”. Un traslado de votos era lo que se pretendía, pero no funcionó: la ciudadanía marchó en sentido contrario, lo cual habla mucho del descrédito que los políticos tienen ante la sociedad.

Creemos que es correcto el análisis del experto Fernando Huamán, quien detecta un hartazgo en el origen de las últimas decisiones políticas: sin importarle mucho a la gente si fulano es de derecha, de izquierda, fascista, revolucionario, tecnócrata, etc., lo que el peruano reclama es novedad, no más personas que ya tuvieron su oportunidad de enderezar las cosas y terminaron torciéndolas más. Luis Neyra debutará como gobernador y debe corresponder a las esperanzas ciudadanas. Debe recordar que la ciudadanía piurana votó con un ojo abierto y el otro cerrado.


Síguenos en nuestras redes sociales:


 

COMPARTIR     Twittear Compartir