Los muros que no resisten una lluvia

Los muros que no resisten una lluvia

Vuelven a colapsar muros de contención de las defensas ribereñas en Nuevo Hualapampa luego de las lluvias del 7 y 8 de mayo. Según el último monitoreo, el estado actual del enrocado en la quebrada Agua Salada quedaron desestabilizados y el cauce completamente colmatado con material de arrastre. Esto pone nuevamente en evidencia lo mal que está el expediente técnico. El CIP recomendó un peritaje técnico.

Cuando el ingeniero, Andrés Gerardo Farfán Albán, sustentó el lunes pasado ante el Consejo Regional los graves problemas que se han originado por la caída de tres muros de concreto en la Quebrada Hualapampa, adelantó que con una lluvia podría colapsar toda la obra.

Sus palabras resonaron no solo en los oídos del gerente de la Subregión Morropón, Álvaro López Landi, sino también en el decano del Colegio de Ingenieros, Hugo Garcés; pero enfureció más al ingeniero Pedro Castillo Zavaleta, cuestionado por ser el ejecutor y supervisor de esta obra que ejecuta el Consorcio Hualapampa, cuya socia mayoritaria es Rodema.

Ese día el ingeniero Farfán Albán fue apoyado por los ingenieros Fernando Vilela Lachira y Gisseella Zamudio Zelada, miembros del equipo técnico que envió a Hualapampa el Colegio de Ingenieros para investigar y levantar un Informe Técnico sobre el estado de la obra.

“Toda la obra va a colapsar”, dijo Farfán Albán y todos salieron más temeroso y asustados que antes. Hay muestras de soberbia en no querer reconocer los errores que tiene el expediente técnico”, remarca Farfán.

Dos días después de esa reunión, llegó la noticia de lluvias registradas el 7 y 8 de mayo y que hicieron realidad el presagio del ingeniero Farfán Albán. Llegó la noticia de arriba que los muros seguían cayendo y los gaviones están en peligro, motivo por el cual viajó hasta Hualapampa el ingeniero Edgardo Pauta La Torre y reconfirmó la alerta que se había enviado desde Hualapampa.

“Esto ha empeorado la situación y ahora los pobladores se han puesto a la expectativa de lo que se podría venir. Con el aporte del grupo técnico enviado por Contraloría General de la República, se tomará una decisión”, dice el Secretario Técnico Anticorrupción Jaime Távara preocupado por los informes Técnicos y aquellos de Contraloría que están en su página Web en los cuales se pone de manifiesto también de “que no sea han hecho las contrataciones públicas de acuerdo a lo que dice la Ley”, remarca.

En la reunión del lunes 7 el ingeniero López Landi dijo que ya se habían superado todo con las medidas correctivas, y que el ejecutor de la obra iba a subsanar los daños ocasionados por la crecida de las quebradas, pero los ingenieros Farfán, Zamudio y Vilela, técnicamente las opiniones del Sub Gerente regional, y del mismo ingeniero Pedro Castillo Zavaleta no son suficientes.

“Ellos señalaron que los muros solo habían tenido 0.50 cmts de cimentación cuando en realidad lo que se requería era 1.50. En algunos lugares, tal como señala el Informe del ingeniero Pauta, este muro de concreto apenas tenía 0.40 cmts de profundidad, estructuras vulnerables en su estabilidad expuestas a que otra avenida de agua de la quebrada originen el colapso por la poca profundidad de cimentación. En esto coinciden los ingenieros, tanto del CIP como de la misma Subgerencia Regional de Normas y Supervisión”, expresa Jaime Távara tras señalar que ya es hora de poner en claro una investigación sobre todas las obras que se han dado, muchas veces in contar con información engaños como se lo hace saber el mismo Contralor en un Informe enviado al Gobernador el 3 de abril pasado.

Más Conclusiones

La Comisión Técnica del CIP recomendó realizar estudios de topografía, hidrología y geotécnico para determinar la socavación real de cada quebrada inmersas dentro del presente expediente técnico. Los estudios determinarán una adecuada y exacta socavación para garantizar la durabilidad de los muros y gaviones con una buena cimentación.

“Los gaviones, cuya malla está revestida con PVC, no son los más adecuados debido al impacto de la roca metamórfíca mediana que han causado la rotura en las partes de la malla”.

Dicen que tienen una mala ubicación “porque se encuentran alejados del talud de cerro adyacente, porque entre el gavión y el cerro se ha formado otro cauce que pone en riesgo los gaviones, por lo que recomiendan rellenar el espaldón y colocar anclajes de empotramiento”.

También ponen en evidencia que “la conducción técnica a cargo de la supervisión no ha sido la más adecuada para la parte constructiva de esa obra, dado que al solicitar el residente de la obra una revisión de cálculo, siempre mantuvo su posición de Consultor”.

La comisión técnica pudo comprobar que las lluvias a la que aduce el supervisor, han sido mínimas en el área de influencia del proyecto, pero bajo esas condiciones climáticas ha colapsado el muro de contención en “una longitud de 45 metros y los gaviones ubicados en ambos lados del cauce de la quebrada Rabija, que tiene una pendiente superior al 7%. El supervisor tiene un pronunciamiento favorable para su mejoramiento en la pendiente de la quebrada Rabija”.

Tal como lo señalan los miembros de la comisión técnica, la ubicación del muro derecho de la quebrada Hualapampa, el consultor al reducir el ancho del cauce del río en un promedio de 65 metros, reduce su área hidráulica.

Además, señalan que según “el expediente técnico, en la progresiva Km 0+000 al final del muro derecho que colinda con el puente, no se ha proyectado muros de empotramiento al terreno natural, poniendo en peligro el mismo puente”.

Hacen hincapié en que “en el espacio seco del muro y gaviones, el material de relleno que se ha utilizado no es el adecuado, pues debió buscarse un material cohesionante, con un índice plástico adecuado y colocado en capas de 0.25 m debidamente compactado, bajo características granulométricas”.

Según el último monitoreo, como lo indica el Secretario Técnico de la Oficina Anticorrupción Jaime Távara, “el estado actual del muro de protección con gaviones, después de las lluvias del 7 y 8 de mayo, están rotos y completamente enterrados en Quebrada Salada y ponen en riesgo la infraestructura de un colegio”.

Esto ya había sido alertado por los miembros de la Comisión, cuando recomiendan proteger el talud colindante de la escuela Pedro Abraham Valdelomar Pino, “colocando piedra acomodada con un concreto pobre, sobre la superficie del talud”.

Recomendaron además, la construcción de muros transversales aguas abajo del badén en la quebrada Rabija para disminuir la velocidad del flujo de agua y la retención de los fragmentos de piedra.

En el mismo Informe señalan que los perjuicios económicos que se han originado en la ejecución de la obra, es responsabilidad directa del Consultor y su equipo técnico, incluyendo a los revisores del expediente técnico reformulado del gobierno regional, subregión Morropón, Huancabamba, que debió contratar a otro consultor, porque trae suspicacias dado que el consultor ha ejecutado varios estudios en la misma Sub región y todos son aprobados con fallas Técnicas. Una de las obras, según el mismo ingeniero Farfán Albán, es la del Puente Carrasquillo.

Otra de las recomendaciones que es que el organismo ORCI de la entidad asuma la denuncia al término de la distancia y de esas acciones negativas a nivel de ingeniería, que repercuten en CIP_Perú.
Pero no todo queda allí, además, le piden al CIP Departamental un pronunciamiento inmediato sobre estos hechos anómalas y que se le inhabilite hasta que se aclare su situación.

Hugo Garcés

El decano del Colegio de Ingenieros ha pasado el tema a la Comisión de Ética, y si bien es cierto la ley no dice nada, crea vacíos, pero existe un tema ético. Todo quedará después cuando se acuda al poder Judicial para que los jueces determinen este conflicto de interés.

Hugo Garcés justificó el envío de la Comisión del CIP con el fin de verificar técnicamente lo que había ocurrido. Ellos han reiterado que el expediente técnico tiene graves falencias.

“En esta obra hay una inversión de 8 millones de soles, yo te acepto que lo vas a superar y eso significa que vamos a invertir dos millones más. Sin embargo, hay que hacer un peritaje técnico para saber cómo se va arreglar. Para los quienes opinan que podría resarcirse el daño, como lo señala el Gobernador, yo digo que podrá quedar bonito, pero cuando venga el agua, quién se hace responsable de las consecuencias que pueda sufrir la población más adelante”, puntualizó. Y vinieron más lluvias el 7 y 8 de mayo y los muros siguen cayéndose.

“Le están echando la culpa a la naturaleza, pues es muy fácil decir que eso es impredecible, pero no es así. Hay que hacer un peritaje técnico al expediente y a la obra para ver dónde está la falla, recalcular todo nuevamente y ver cómo se puede arreglar, no es cosa que seguir los trabajos”, remarca el ingeniero Garcés.

Para Garcés, “las declaraciones del Gobernador no tienen sustento para nada. El primer adicional es porque la quebrada trajo material, hubo que sacar material, pero si esta ha traído material donde ha habido levantamiento de cota. Entonces, ¿dónde ha habido socavación.?”, se pregunta el Decano.

Y no solo es esta obra de las defensas ribereñas, hay muchas que deben pasar por el ojo de la ciudadanía y de los monitores; tenemos a la Autoridad Nacional de la Reconstrucción Con Cambio, Edgard Quispe, y también a Juan Carlos Fassbender, “aquí en Piura, todo pasa piola”, dice el ciudadano de a pie que no quiso dar su nombre.

 

Por: Margarita Rosa Vega

COMPARTIR     Twittear Compartir