Violencia se impone por la incapacidad del Estado para concretar diálogo
septiembre 7, 2023
Autor: Anabelen Rivera

Compartir:

La violencia no se detiene en alguna regiones del país, al grave problema de la inseguridad ciudadana se suma ahora los constantes actos de vandalismo como parte de las protestas contra el Gobierno de Dina Boluarte.


PUEDES LEER ? Paro en Piura 2023: reportan bloqueos en óvalo de Castilla


Sobre el tema, el director del Centro de Investigación de Opinión Pública de la Universidad de Piura, Fernando Huamán, señaló que existen varios factores que explican esta creciente violencia en el país.

“Lo primero que veo es que hay una falta de comprensión de lo que implica la vida democrática y el respeto a las instituciones; específicamente, se han ido concretando porque hemos tenido políticos populistas que han atacado a las instituciones diciendo que el ‘Ejecutivo, Congreso, Poder Judicial, Tribunal Constitucional no sirven’ y esto hace que la gente no crea en el sistema y por lo tanto confíe en sus instituciones”, indicó.

Además, manifestó que el deficiente proceso de descentralización incide en el descontento popular.

“Otro punto que explica el descontento social manifestado en movilizaciones con grupos violentistas está en el deficiente proceso de descentralización, que lo que ha hecho es entregar dinero directamente a los gobiernos regionales y locales para que puedan ejecutar el gasto público, lo que hemos visto es que en este proceso hemos tenido autoridades corruptas e incapaces […] y esto explica el descontento que hay en las zonas más pobres del país donde lamentablemente existe pobreza cuando sí hay presupuesto para ejecutar”, dijo.

Recalcó que según la Contraloría General de la República, son las regiones del sur (donde permanecen los bloqueos y desmanes) que concentran los mayores indicios de corrupción por parte de funcionarios públicos y poca ejecución del presupuesto.


PUEDES LEER ? BCR anuncia que Perú perderá US$600 millones por la menor llegada de turistas


Discurso divisionista

Asimismo, sostuvo que el discurso divisionista del expresidente Pedro Castillo y su entorno es otro factor que los grupos radicales aprovechan para sembrar el caos y desorden.

“Hemos vivido durante más de un año un discurso separatista entre peruanos, me parece que esto es sumamente nocivo. El presidente Castillo lo que ha hecho es esperar a los peruanos, ricos contra pobres, Lima contra las provincias. Ese discurso divisionista es perfectamente aprovechado por los grupos radicales para poder capitalizar el caos”.

Por otra parte, el especialista criticó la falta de matiz para analizar la violencia, separando a los grupos violentistas de los que ejercen una protesta legítima.

“Hay una dicotomía porque hay quienes dicen que todas las movilizaciones son grupos violentistas y/o terroristas; mientras que otros indican que solo son ciudadanos. Creo que en esta falta de matiz hemos tenido que ser mucho más prudentes para separar la paja del trigo, eso es importantes porque la gente que se está movilizando (pacíficamente) siente que lo están metiendo dentro de un grupo violentista sin serlo, la indignación se despierta”, dijo.

Finalmente, Huamán recalcó que el Gobierno debe incidir hasta lograr un diálogo con la gente que hoy continúa protestando.
“El diálogo debe estar acompañado con propuestas concretas, no solo basta escuchar”, finalizó.


PUEDES LEER ? Gremios de salud respaldan exigencia del hospital de alta complejidad


Depongan intereses

Por su parte, el arzobispo metropolitano de Piura, monseñor José Antonio Eguren Anselmi, coincidió que actualmente existe “poca capacidad de diálogo” entre nuestras autoridades y los ciudadanos.

En ese sentido, exhortó a deponer los intereses particulares para buscar el bien común.“Exhorto a todos, autoridades y pueblo, a deponer intereses particulares y de grupo, a buscar el bien común del Perú, y como nos pedía San Juan Pablo II, sepultar la violencia con una verdadera conversión a Jesucristo, que será el punto de partida para una reconciliación capaz de hermanar a cuantos hoy están separados por muros políticos, sociales, económicos e ideológicos, y que nos permitirá trabajar unidos en favor de la justicia”, dijo.

“Nunca hay que olvidar que nuestra fe cristiana marca hondamente nuestra identidad como Nación, y que el problema del Perú no es sólo político o social sino profundamente moral”, agregó.


Síguenos en nuestras redes sociales:


 

Más populares