Monseñor Eguren: “Quieren repartirse el Estado como un botín”

Durante su homilía, el Arzobispo José Antonio Eguren denuncia crisis y descomposición moral en la política, la justicia y la economía.

Monseñor Eguren: “Quieren repartirse el Estado como un botín”
Foto: difusión
Tiempo de lectura: 2 minuto(s) aprox.
En un enérgico y reflexivo mensaje por el 203° Aniversario del Grito Libertario de Piura, el Arzobispo Metropolitano, José Antonio Eguren Anselmi, denunció que en el país hay una crisis y descomposición moral en la política, la justicia y la economía.

PUEDES LEER ► Mercado de Piura continúa lleno de ambulantes

“Al comienzo del nuevo año, constatamos con dolor que el Perú padece una profunda crisis y descomposición moral pocas veces antes vista en nuestra historia republicana. Desde Piura, miramos con preocupación a nuestra querida Patria”, sostuvo.

Refiriéndose a la política, manifestó que esta crisis se manifiesta en la corrupción, convertida en una asquerosa práctica habitual de comportamiento. También, en las ambiciones, personalismos, resentimientos, acusaciones, delaciones, traiciones, odios, revanchismos, y en la lucha por la captura del poder a toda costa.
“Igualmente, vemos con dolor cómo la mayoría de los poderes del Estado están, en mayor o menor grado, enfrentados entre sí, donde distintos grupos políticos, de diversos tonos y colores, con intereses particulares al interior de cada uno de ellos, llevan adelante agendas propias, disputándose al Perú como si fuera un botín que hay que saquear. Parece que hubiera un plan para arrastrar al Perú al abismo de la anarquía total para fines inconfesables. En síntesis, asistimos a una especie de “guerra civil de las élites”, donde el Perú, y los peruanos, importamos poco o nada, donde pareciera que es cierta la penosa afirmación, “que no hay mayor enemigo de un peruano, que otro peruano”, añadió la autoridad eclesiástica.

Justicia

En cuanto a la justicia, afirmó que: “se manifiesta en una preocupante politización de ésta. Personas y grupos altamente ideologizados buscan capturarla a toda costa para convertirla en un instrumento de venganza y de dominación política, de unos sobre otros”.
“La crisis del sistema judicial, también se manifiesta en una progresiva abdicación por ejercer la justicia auténticamente, por ejemplo, al liberar a peligrosos delincuentes y asesinos, integrantes de bandas y organizaciones criminales nacionales e internacionales, que, a pesar de las evidencias, son increíblemente puestos en libertad para que sigan robando, extorsionando, secuestrando, y asesinando impunemente a inocentes”, aseveró.
También, dijo que la crisis en la justicia del país se percibe cuando las autoridades van reabriendo procesos judiciales una y otra vez, o manteniendo juicios e investigaciones fiscales por muchísimos años, o aprobando a un pseudo partido político, a todas luces totalitario y antidemocrático.

Inseguridad

Monseñor José Antonio Eguren se refirió también a la crisis de inseguridad que afronta el país.
“La inseguridad ciudadana, ha llegado a niveles intolerables, jamás vistos en el Perú ni en Piura, con la terrible realidad de atentados en viviendas, robos a mano armada en buses y en la vía pública, secuestros, y el sicariato en centros comerciales y calles, perpetrado incluso por adolescentes o menores de edad”, expresó.
“En nuestro caso, urge una acción más coordinada y efectiva entre los Gobiernos Regionales y locales, con el Ministerio Público, el Poder Judicial, y la Policía Nacional, para enfrentarla. Reitero una vez más que, necesitamos fortalecer a nuestra Policía Nacional en Piura con un mayor número de efectivos, patrulleros, y mejores equipos de comunicación, así como mejorar la infraestructura de nuestras comisarías a nivel regional”, añadió.

Economía

Monseñor Eguren alertó que en el campo económico, la crisis que hoy golpea a los peruanos y piuranos, se manifiesta a través del cáncer de la corrupción ya mencionado, en el materialismo creciente, donde las personas sólo piensan en el enriquecimiento personal sin importarles la fraternidad, la solidaridad, y la amistad social.
“Un sector frívolo de nuestra sociedad peruana aborda la vida con superficialidad, preocupándose solamente por lo que le sucede a nivel individual, sin comprometerse con el país y con las necesidades de los demás, especialmente de los más pobres. Pareciera no haber mayor interés por el bien común y la justicia social. Desde el Ejecutivo no se enfrenta con seriedad la preocupante recesión que hoy en día golpea la economía de las personas y familias”, recalcó.
“No hay una decisión política clara y decidida por resolver los grandes problemas estructurales del Perú en seguridad, salud, educación, vivienda, saneamiento, trabajo, infraestructura, e inversiones. Las injustas desigualdades y la marginación”, puntualizó.
Luego de la homilía, la principal autoridad eclesiástica paseó por las calles del centro histórico junto con las demás autoridades piuranas para recordar el grito libertario y luego participar de una sesión solemne en la plaza de Armas, junto con los alcaldes, gobernador regional, jefes militares y titulares de entidades como la Corte Superior de Justicia de Piura y el Ministerio Público.
En respuesta al arzobispo, las autoridades de Piura informaron que están poniendo orden y socializando los proyectos con la población para evitar la corrupción.
“Para luchar contra la corrupción lo que hacemos es facilitar los expedientes técnicos a la sociedad, socializando los proyectos, no ocultando información que es importante, diciéndole a la población; ayúdame , porque yo como alcalde pongo la primera piedra también les digo que me ayuden a cuidar porque si el expediente técnico dice que tienen que ir 10 bolsas de cemento, la población tiene que fiscalizar para que se usen las 10 bolsas”, declaró el alcalde Gabriel Madrid quien también dio un balance del primer año de su gestión.

“Los alcaldes ocultan la información porque tienen miedo de la fiscalización, entonces lo que estoy haciendo es que la sociedad civil ayude”, dijo.

En tanto el gobernador regional, Luis Neyra León, dijo que está poniendo orden en la gestión.
“Monseñor tiene toda la razón y por eso es que en el discurso me tocó dar, pedí que se continúe con la unidad y con el trabajo conjunto y la articulación. Lo primero es ordenar la casa, la corrupción es la consecuencia y tenemos que luchar contra el desorden. Hay gente que le gusta trabajar en el desorden porque allí aprovechan para generar actos de corrupción. Hay que atacar directamente la causa, el origen de la corrupción que es el desorden y eso es en lo que nos hemos enfocado, no solamente arreglar el gasto de inversión y del gasto corriente y estoy seguro que lo vamos a lograr”, detalló la autoridad regional.

VIDEO RECOMENDADO

Síguenos:

Más en Local