¿Llorar durante el embarazo afecta al bebé? La ciencia lo explica

Todo, absolutamente todo lo que se vive y se siente durante el embarazo se comparte con el bebé. Una mamá no sólo lo alimenta para que crezca y se desarrolle bien, sino que le transmite todas sus emociones y sentimientos, entre ellos la tristeza.

Un estudio de la Universidad de California-Irvine revela que si lloras, el bebé será capaz de reconocer e interpretar lo que sientes (sobre todo después de los seis meses de embarazo) gracias a los químicos que se generan en tu organismo.

Pero esto no es todo, cuando pasas gran parte de tu embarazo triste o llorando, afectas de diferentes formas a tu hijo:

  1. Su desarrollo es más lento, debido a la penetración de cortisol (hormona del estrés) en la placenta, lo cual altera al bebé a nivel cerebral.
  2. Su defensas son más débiles y es más vulnerable a enfermedades.
  3. Al alterar el vínculo emocional con tu pequeño, necesitará de muchos cuidados y caricias al nacer para que se sienta protegido y amado.
  4. Es más propenso a desarrollar trastornos psicológicos como depresión e hiperactividad.
  5. Su peso es más bajo al nacer o estaría en riesgo de hacerlo prematuramente.

Expresar tus emociones no es malo, y más cuando estás embarazada… En esta etapa ni tú misma sabes qué te pasa: lloras, ríes, gritas, te carcajeas, te enojas, te aburres… en fin, son millones de emociones y sentimientos que vives durante nueve meses.

Como todo, es normal que llores. Pero si estás triste varias veces al día, y más de siete días seguidos, lo mejor es que analices qué es lo que está pasando, hables con alguien o visites al médico, para identificar si se trata de algún trastorno del estado de ánimo.

Vía Naran Xadul

COMPARTIR     Twittear Compartir