Liz Tasa: “He retratado las cicatrices de las víctimas de esterilizaciones”

Liz Tasa: “He retratado las cicatrices de las víctimas de esterilizaciones”

Liz Tasa es un fotógrafa piurana que ha logrado retratar la realidad de los olvidados. A sus 30 años, ha ganado el segundo lugar en uno de los concursos de fotografía documental y artística más reconocidos de Latinoamérica, el POY Latam Quito 2019. Ahora espera que su proyecto “Kápar” (castrar en quechua), sea una memoria de las víctimas de esterilizaciones forzadas en el gobierno de Fujimori.

–¿Cuándo iniciaste con este proyecto “Kápar”?
– Empecé desde hace un año, es un trabajo que está en desarrollo y la meta final es hacer un fotolibro en el que pueda incluir todos los datos que he podido reunir. Por motivo del concurso presenté 10 fotos, pero es un proyecto grande que incluye fotogramas, fotos de archivo.

–¿Por qué escogiste este tema tan complejo y que ha marcado la historia del Perú?
– Porque quería hacer algo diferente, enfocarme en la gente que siempre es la más discriminada, olvidada. Tuve la oportunidad de viajar a Cuzco y me aventuré a buscar un poco de información. Al principio fue algo complejo iniciar el proyecto porque estaba buscando la manera de retratar un hecho que ya había ocurrido hace mucho tiempo. Cuando postulo a la beca del Master de Foto Documental del Centro de la Imagen es cuando decido que era el tema correcto y cómo lo iba a hacer.

–Mediante tus fotografías retratas las consecuencias que sufrieron estas mujeres que fueron sometidas a la esterilización…
– He retratado a las víctimas, sus cicatrices. He tenido dos viajes, uno a Cuzco y otro a Ayacucho, he entrevistado más o menos 40 mujeres. Lo que vi ahí fue que lo que hizo Fujimori ha alterado para mal la forma de vida, por ejemplo, estas mujeres ya no pueden trabajar la tierra como antes, lo cual ha hecho que sus esposos las abandonen, porque para ellos es superimportante tener hijos. Además, son discriminadas en su misma comunidad. Muchas de estas mujeres tienen cáncer. Las víctimas de esterilizaciones forzadas conviven con fuertes traumas físicos y psicológicos.

COMPARTIR     Twittear Compartir