La teoría del valor compartido

La teoría del  valor compartido

sigifredo-burneo

Sigifredo Burneo Sánchez
Docente Principal Unp

Cuando el concepto de la globalización encandilaba al género humano con sus promesas de mejor nivel de vida, comunicaciones más versátiles y negocios mucho más lucrativos, algunas tímidas voces agoreras, de esas que nunca faltan, señalaban también algunos peligros subyacentes.

El tiempo demostró que la globalización no era la panacea esperada, sino que arrastraba consigo un calamitoso infierno social: el desprestigio de la conciencia crítica (ya que, se decía que no era cuestión de estar de acuerdo o estar en desacuerdo, sino que era inevitable y terminal) y la expansión de firmas transnacionales que buscaban desesperadamente lugares con la mano de obra más barata, así como el deterioro de la calidad de las formas culturales que tipifican las nacionalidades.

Las empresas consideraron que su finalidad era obtener mayor ganancia para sus accionistas y que los males externos que se pudieran originar no eran de su responsabilidad, sino de los gobiernos.

Esta forma de entender el desarrollo empresarial desvinculado del entorno social, trajo la sensación ciudadana de que las empresas lucran sin importarles el daño que causan a la humanidad: como, por ejemplo, el deterioro del ambiente. De esta manera fue desarrollándose un sentimiento colectivo de rechazo a la indiferencia empresarial por el factor humano y por el factor ecológico. Las empresas atraviesan hoy día un estado de desprestigio creciente que las ha obligado a crear el concepto de la responsabilidad social como una forma de encarar y tratar de revertir la percepción negativa de la ciudadanía.

En este contexto es que M. Porter y M. Kramer lanzan, desde la Universidad de Harvard, la teoría del valor compartido, que alienta a las empresas a asumir el liderazgo en la tarea de unir nuevamente los negocios con la sociedad.

¿Por qué el Estado –que no siempre tiene las condiciones idóneas– debe asumir el rol de intermediario obligado? La teoría del valor compartido predica que tanto las necesidades económicas como las necesidades sociales son las que definen los mercados, por lo que es necesario reconectar éxito económico con progreso social.

¿El capitalismo pretende  humanizarse? 

COMPARTIR     Twittear Compartir