La soga al cuello

La soga al cuello

Pienso que los últimos acontecimientos sobre el “Vacunagate” nos ponen la “soga al cuello”. Las circunstancias electorales, la crisis sanitaria y la economía en picada. Es un escándalo mayúsculo que nos ponen en un callejón sin salida, en una encrucijada. Como siempre, el pueblo paga los “platos rotos”. Con un electorado enfermo cómo acertar en la elección de nuestros próximos conductores políticos y ejecutivos. Es innegable que estamos totalmente desorientados, con candidatos seriamente cuestionados por su desempeño, votaremos “por descarte” y la decisión será entre poquísimos candidatos.

Francamente les confieso que estas barbaridades escandalosas las tenían guardadas, esperando hacerlas públicas “oportunamente”, qué casualidad, por un periodista “joven” recordando a otro periodista “viejo” con la mafia tildada de “cuellos blancos”. Lo preocupante es lo de siempre, escoger la circunstancia para “soltar” lo que ya se sabía. Hay que incluirlo en la investigación. ¿Por qué lo denuncia ahora y no lo hizo en su oportunidad? Esto permite ratificarme en que las noticias son como las armas en malas manos. Ya no son solo estrategias desacertadas para hacer frente a la pandemia, sino actos ilícitos que nos ponen frente al precipicio nacional. Ciudadanos enfermos tanto de salud orgánica como mental. Qué tal dilema. Peor aún, ¿cómo quedamos con lo de la equidad de género, incluyendo lo científico que nos estaba tranquilizando sobremanera? Ni qué decir sobre la llegada de las vacunas para inmunizar a nuestra población.

Los únicos que gozan son los periodistas y los medios de comunicación, que he comentado hasta el cansancio que también merecen hacerles su seguimiento. Uso y abuso de la libertad de prensa. La pregunta inevitable, el objetivo, quién y cómo se financia la “investigación periodística”. Nada es gratis, como así lo sabe y entiende el “populorum”. Siempre hay un sujeto y un predicado, gramaticalmente hablando.

Repasemos Odebrecht, que no se ha respetado, legalmente hablando, las reservas que se exigen en todo proceso judicial. Pero, ¿quién “se frota las manos” con el escándalo, con el “lleva y trae”? Ahora, una contradicción, sembrando la cizaña. Ansiedad para recibir las vacunas, campañas de vacunación y la fortuna a desembolsar, pero ¿y si no responden a las nuevas variantes del SARS-Cov2?


Escrito por: Eduardo Mendoza Seminario
COMPARTIR     Twittear Compartir

Eduardo Mendoza Seminario

Eduardo Mendoza Seminario

Colaborador