La sequía nos amenaza

La sequía nos amenaza

Los piuranos no nos hemos repuesto del desastre del 2017 y ya tenemos encima un nuevo problema: la falta de agua. Las alertas se han encendido desde setiembre y, lamentablemente, es poco lo se puede hacer, contra la naturaleza.
La economía de Piura gira en torno a la agricultura y esta se sustenta en dos grandes sistemas: San Lorenzo y el Chira Piura que, a su vez, dependen de las lluvias de la sierra y del sur de Ecuador. Este año, los dos reservorios están con volúmenes muy por debajo de sus niveles normales y los pronósticos de los meteorólogos son bastante pesimistas.
En el caso de San Lorenzo, el primer cultivo que se perdería sería el arroz. Se ha analizado la situación y no hay posibilidad de darle agua hasta la cosecha, puesto que, en este momento, solo hay agua para un riego de todos los cultivos y de acuerdo a ley cuando ocurre una situación como la actual la prioridad la tienen los frutales. La situación es penosa. Son millones de soles los que podrían perderse, pero poco se puede hacer.
En Poechos la situación, por ahora está controlada, pero el riesgo existe. El reservorio pierde entre 3,5 y 4 millones de metros cúbicos por día. A ese ritmo a fin de mes deberá de cerrar. Cabe señalar que el último cierre ocurrido a finales de setiembre, no ayudó mucho. La recuperación no se produjo.
Los especialistas han dicho que todo está en manos de naturaleza, y tienen razón porque este problema solo se resuelve con agua y si no llueve, por más declaratorias de emergencia, protestas o marchas que se hagan no hay posibilidad de darle solución. En este punto, y teniendo en claro lo que se nos viene es el momento de cada uno empiece a ahorrar el líquido elemental. Lo que vivimos a inicios de este año, con el prolongado corte nos debe llevar a la reflexión.
No se debe olvidar que el agua para consumo humano de la población Piura, Sullana, Talara y Paita dependen de Poechos y de las acciones de cada uno dependerá de que esta crisis nos afecte lo menos posible.

COMPARTIR     Twittear Compartir