La PNP da 8 días a los comerciantes para que dejen las vías públicas del mercado

La PNP da 8 días a los comerciantes para que dejen las vías públicas del mercado

a1

(Gerardo Cabrera Campos)

La expectación fue súbita para los comerciantes cuando nueve agentes de la Policía entraron por la avenida Blas de Atienza para resguardar a un grupo de autoridades que hacían una inspección al mercado de abastos. A la altura del jirón Moreta con Gonzalo Farfán, el jefe de la División Policial de Piura, Beltrán Córdova, fue tajante: “Esto no es un desalojo, es la recuperación de espacios públicos. En ocho días empezará la operación. Ya las fuerzas están ordenadas por el Ministerio del Interior”.

Durante la visita, que duró una hora, grupos de comerciantes reclamaron puestos para su reubicación, como Cándida Roña y Felícita Núñez; aunque otros, quienes ya tienen un lugar en la exfábrica San Miguel, continuaban desarmando sus puestos por iniciativa propia. El ambiente de incertidumbre se apreció en todo el recorrido. “No nos trasladamos porque no se vende”, dijo María Mendoza.

“TODO ESTÁ LISTO”

Para el gerente de Servicios Comerciales de la comuna piurana, Humberto Toro, el municipio ya tiene listo todos los requerimientos respecto a los volquetes, tractores y demás implementos que utilizará el personal en la operación.

Respecto a los 600 comerciantes que se quedarían sin lote, Toro lo negó. “Los ferreteros de Blas de Atienza han comprado lo que fue la ferretería Santa Beatriz. Otros tienen 400 puestos cerrados en las Capullanas o en la ex Purina. Nadie se va a se va a quedar sin trabajo”, precisó.

Roberto Cedrón, comisario de Piura, aseveró en que las intervenciones rápidas en los alrededores de la Blas de Atienza continuarán.

EL ACUERDO DEl DÍA

Ayer a las 8:30 p.m., las asociaciones de comerciantes de los jirones Moreta y Gonzalo Farfán firmaron un acta con la Policía Nacional, en la que se “comprometen con el proceso de reubicación a la exfábrica San Miguel”. No asistió la dirigencia de Blas de Atienza.

Según versa el acuerdo, se tomará la acciones para la seguridad interna y externa del mercado; la comuna asegurará el fluído eléctrico y se conformará una comisión especial que siga el proceso de saneamiento físico del recinto. También firmó César Orrego, de la Defensoría del Pueblo.

Al final de la inspección, Beltrán y Toro -tenía puesto un chaleco de protección- recordó  a los comerciantes que saquen sus puestos, ya que en el desalojo “no entrará nadie”, pese a que algunas voces perdidas aún decían que “ni muertas saldrían de allí”.  

COMPARTIR     Twittear Compartir