“La música se volvió en mí una fuente de saber”

“La música se volvió en  mí una fuente de saber”

Juan José Castañeda Huertas, músico. La Arena.

ng

Cuando existe pasión por algo, no habrá motivo alguno que impida alcanzar el objetivo. Así es como piensa Juan José Castañeda Huertas, un joven que promete ser más grande que sus expectativas como músico profesional. ‘Juanjo’, como le llaman sus amigos, está mentalizado en su próximo viaje a Arequipa, en donde promete quedarse cuatro años para cumplir su meta de estudiar música en la EMCA (Escuela de Música Contemporánea).

-¿Desde qué edad te interesó la música?

–A los 15 años empecé a tocar la guitarra como un hobby; sin embargo, con el tiempo me agradó y quise volverme un experto. Mis compañeros de colegio, a quienes les gustaba la música también, fueron los que me llevaron a este mundo de las cuerdas y los acordes. Puedo decir que fueron ellos los que incentivaron en mí el gusto por este arte.

–¿Decidiste entrar a alguna academia para perfeccionarte?

–Nunca fui a una academia. Mis conocimientos sobre música son porque yo mismo me los he formado. Soy un autodidacta con la guitarra y mi evolución se ha dado gracias a mi interés por aprender más sobre este instrumento.

–¿Cuándo fue que elegiste seriamente tomar a la música como una profesión?

–Luego de estudiar una carrera técnica seguí con los conciertos en vivo y los ensayos a diario. Cuando sientes que no puedes dejar algo, en este caso la música, ya deja de ser un gusto o un hobby y se convierte en parte de ti. Así es como decidí llevarlo todo al siguiente nivel. La música se volvió en mí una fuente de saber.

–¿Qué te espera en EMCA?

–Son cuatro años de estudio, pero para ingresar primero debo pasar una previa audición, donde se evalúa el aspecto teórico y práctico.

–¿Te sientes preparado?

No es que peque de soberbia, pero me siento más preparado que nunca. Toda la experiencia que he ganado me ayudará a pasar la audición. Estoy con toda la confianza y me mentalizo positivamente.

¿Eres el único músico en tu familia?

–Soy el segundo. El primero fue mi abuelo José. Él era saxofonista y fue muy querido en el distrito. Logré conocerlo y él me inculcó también el arte musical, pero eso fue de muy pequeño. Puedo decir que mi abuelo fue otro de los artífices de mi vocación.

–¿Qué proyectos tienes luego de terminar en EMCA?

–Es la pregunta que todo el mundo me hace. Lo que pretendo hacer es crear mi propia producción musical. No será fácil, pero con todo el conocimiento que adquiera en la escuela llegaré a cumplirlo.

–¿Cómo crees que ven al músico en la actualidad?

–Hay quienes dudan porque no consideran a la música como un recurso de vida y de que muy pocos tienen suerte para triunfar. Pero como cualquier otra carrera, no se logran lo éxitos si no se aprende y se cultiva el conocimiento. Con todo eso yo creo que es necesario para salir adelante. Además, la música tiene el plus de ser un arte entretenido del que se puede vivir.


La autoficha

Nací en el distrito de La Arena y tengo 24 años. Desde los 15 años, en el colegio, empecé a tocar la guitarra, que fue el instrumento que me llevó a sentir un gusto acérrimo por la música. Mi meta es ser un profesional en este arte y he considerado a la Escuela de Música Contemporánea de Arequipa como la ideal para mi desarrollo profesional. Tengo el apoyo de mi familia y eso basta.

COMPARTIR     Twittear Compartir