La lucha contra el hampa es de todos

La escasa convocatoria que tuvo la marcha contra la inseguridad en Castilla -que se realizó el último sábado- confirma que a los piuranos las alarmantes cifras de inseguridad no nos quitan el sueño, no nos asustan.

Recordemos que durante el 2014 fueron asesinadas 68 personas en la región y en lo que va del año, ya se han registrado 45 homicidios. Además de las cifras, también sorprende –negativamente, claro- la agresividad con que actúan desde las organizaciones delictivas grandes hasta las más pequeñas bandas. Dispararle a todo lo que se mueva es la consigna y así lo demuestran los trágicos saldos en los asaltos al bus “Marcela” de la ruta Piura-Paita y a la cevichería Pepe’s. No obstante, la marcha que debió servir para exigir medidas urgentes a las autoridades, seguridad y orden, destacó por su desorganización.

¿Cómo esperamos erradicar la delincuencia de Piura si nuestras autoridades no parecen capaces de convocar a una marcha? ¿Cómo suponen los vecinos de Castilla que se acabarán los crímenes si tampoco quieren alzar su voz para exigir su derecho a vivir en paz? Hay responsabilidades de ambas partes, de gobernantes y gobernados. En tanto, mientras discutimos esta cuestión, el hampa gana más y más espacios.

Las marchas contra la inseguridad deben trascender cualquier cálculo político, cualquier temor y cualquier desgano colectivo. No es preciso ni inteligente esperar a que las cifras se disparen y que la inseguridad se convierta en un problema sin solución próxima. De nosotros depende evitar que la muerte se convierta en el pan de cada día.

COMPARTIR     Twittear Compartir