La fe de los pueblos se reencuentra tras la pandemia

La fe de los pueblos se reencuentra tras la pandemia

Tras dos años de interrupción por la pandemia de la COVID-19, los pueblos regresaron a la normalidad poniendo de manifiesto sus expresiones culturales, políticas y religiosas. Ha sido muy emotivo para miles de personas reencontrarse presencialmente por ejemplo, con la fiesta de San Juan en la selva del país; con el Inti Raimi en el Cusco; con la Virgen de Las Mercedes en Paita; ir camino a visitar en su santuario al Señor Cautivo de Ayabaca o estarse preparando para el reencuentro en la procesión del Señor de Los Milagros en Lima.

Pero, así como estas emblemáticas celebraciones están de vuelta, en los pueblos del interior de nuestra región también hay celebraciones que marcan el regreso de aquello que nunca se perdió, la fe. Es el caso de dos celebraciones en el distrito de Bernal: La festividad del Señor de La Esperanza y la de San Francisco de Asís, dos patrones religiosos de este pueblo que este año acaban de ser venerados y homenajeados en este “reinicio social” que estamos viviendo.

El sociólogo y docente del Programa de Estudios Generales de la Universidad de Lima, Javier Díaz-Albertini, fue consultado por diario El Comercio sobre el impacto de la suspensión de las fiestas religiosas y populares en el país debido a la pandemia. El especialista aseguró que la prohibición temporal de estos eventos tuvo un gran efecto espiritual, social y hasta económico para los peruanos.

Por un lado, mencionó, se pierde la oportunidad de integrarse y afianzar su identidad religiosa o sentido de pertenencia, y por otro, se generan pérdidas económicas principalmente en zonas o festividades que reciben gran cantidad de turistas.


Puedes leer ► Meseta Andina: un paraíso por explorar


Y en efecto, el impacto espiritual y social a consecuencia de no poder confluir y reencontrarse presencialmente con sus sagradas imágenes, se ha notado marcadamente en el pueblo peruano, por mayoría creyente y católico. Una realidad que hoy regresa y que se deja notar con la asistencia masiva que están reportando las celebraciones y festividades que se van desarrollando.

El reencuentro

Ya desde del primer trimestre del año poco a poco comenzaron a regresar las celebraciones ‘simbólicas’ de algunas emblemáticas festividades, los carnavales, por ejemplo. Poco a poco, y con el avance de la vacunación el espectro de actividades masivas se fue ampliando y en los últimos meses ya la virtualidad fue dejándose de lado y la confluencia masiva se fue imponiendo.

Desde la fiesta de San Juan en la selva peruana y el Inti Raymi en el sur del país; hasta nuestra emblemática festividad regional de La Virgen de Las Mercedes que sucedió hace dos semanas en Paita; y ahora mismo la peregrinación masiva de los hombres y mujeres que movidos por su fe, creencias e identidad, caminan a reencontrarse con el Señor Cautivo de Ayabaca. Todo eso es parte del retorno total a la presencialidad. La vida en nuestro país, con las costumbres y tradiciones como lo fue antes de marzo de 2020.


Puedes leer ► Caso Gasolinazo: Fiscalía pide 36 meses de prisión preventiva para exgeneral César Astudillo


Bajo Piura 

En este escenario los pueblos al interior de nuestra región también retoman sus usos y costumbres. Un ejemplo de ellos son las festividades que han retornado en los pueblos de mayor arraigo religioso del Bajo Piura.

Sechura, por ejemplo, ya celebra con normalidad su calendario religioso con las festividades correspondientes a cada fecha. En Bellavista de La Unión, regresó en setiembre su añorada feria a la Virgen de Las Mercedes. La emoción se dibujaba en el rostro de quienes fueron parte de este histórico reencuentro.

En otro de los distritos más importantes del Bajo Piura como lo es Bernal, en la provincia de Sechura, las festividades también volvieron. Entre otras celebraciones se acaban de registrar dos de las más importantes en la historia de esta jurisdicción: la festividad en honor al Señor de La Esperanza y la festividad en honor a San Francisco de Asís.

Por: Juan Nunura Loro


Síguenos en nuestras redes sociales:


 

COMPARTIR     Twittear Compartir