La Caja Piura debería brindar también apoyo asistencial a las microempresas

La Caja Piura debería brindar también apoyo asistencial a las microempresas

En entrevista con El Tiempo, Gabriel Gallo -quien elaboró el proyecto que derivó en la creación de la Caja Municipal de Piura y en la gestación del Sistema Peruano de Cajas Municipales- consideró que la esencia con la que inició sus funciones la Caja Piura no ha tenido mayor evolución a lo largo de sus casi 40 años de existencia. En ese sentido, opina que esta entidad estatal debe brindar apoyo asistencial a los microempresarios, para estar adecuarse al objetivo con el que fue creada: la inclusión financiera.

–¿Cuál fue el principal objetivo de la creación del sistema de cajas?
Estas nacieron durante la quiebra del sistema bancario estatal. Desde allí, tienen un papel trascendente en pro de las microfinanzas de los sectores menos favorecidos: combatir la usura.
Es como hablar de inclusión financiera. En ese tiempo, se hablaba del acceso de los sectores marginados a la financiación bancaria, que antes solo era posible para las grandes empresas.

–¿Cree que la Caja Piura se haya distanciado de aquella meta inicial?
Las grandes instituciones tienen su propia fundación para hacer proyectos de desarrollo en pro de los más pobres, pero no es el caso de las Cajas.
Estas no tienen esa vocación de abrirse a brindar una serie de servicios orientados a atender las necesidades de los menos favorecidos: lo único que hacen -que igual no está mal- es colocar dinero. Pero creo que una persona menos favorecida lo que más necesita es acompañamiento, asistencia técnica, capacitación, búsqueda de mercados, acceso a las compras del Estado…

–¿Sugiere que la Caja Piura -y las demás- no apoyan lo suficiente a los microempresarios?
Las Cajas solo atienden a la pequeña y mediana empresa, pero no a los micro, micro; no a esos prestatarios que no tienen seis meses, que no tienen RUC, ni empresa constituida, por ejemplo.
Falta apoyo asistencial, definitivamente. La caja es el brazo financiero de una municipalidad, pero ese brazo financiero debe tener uno no fianciero, que es una fundación.
Lamentablemente, la visión que tenemos de la fundación es la Orquesta Sinfónica. No puedo negar su objetivo cultural, pero ¿dónde está el esfuerzo para la esencia, para el mercado objetivo de la caja, los microempresarios?

–¿A las Cajas les estaría faltando estar más involucradas en el desarrollo de las microfinanzas?
Nos falta una fundación de la cultura empresarial; esa no existe y debemos alentarla. Las Cajas tampoco están haciendo nada por alentar la investigación universitaria. ¿Quizá les duele pensar que ese fue su origen, que lo fue una tesis universitaria?
Sí veo que las Cajas hacen servicio microempresarial, pero falta bajar al llano, bajar más; en vez de eso, han subido el piso.
A veces uno lee el balance de la Caja y hay créditos a grandes corporaciones de 5 millones, ¿ese es el papel de una Caja? ¿o con esos 5 millones debieron prestar 5 mil créditos de mil soles?

–¿Cree que, en ese contexto, se beneficioso un cambio de Mesa Directiva?
Es válido pensar en la renovación de directores. En las grandes empresas privadas se da, en las empresas públicas se da, en las instituciones políticas se da… ¿Por qué en las cajas sí pueden haber personas con unos 20 años manejando la institución?
Quizá se necesite refrescar la gestión para ver qué más hacer. Este proceso es necesario y natural. No hay que hacer tanto bloqueo cuando quizá lo que se necesita es nuevas cabezas pensantes para la misma institución.

 

Por Andrea Flores Khalil

COMPARTIR     Twittear Compartir