La alerta roja es una medida oportuna

Aunque los casos de chikungunya, dos importados de Ecuador -uno en Piura y uno en Ancash- más el primer caso autóctono presentado en Tumbes, eran de esperarse debido a la epidemia de dengue en nuestra región, y que crea un clima favorable para la otra enfermedad, es acertada la decisión del Ministerio de Salud de declarar la alerta roja en todos los establecimientos de salud.

La declaratoria implica que las direcciones regionales de salud de Tumbes y Piura deben extremar las medidas destinadas a impedir la propagación de esta enfermedad, dado el grave riesgo de contagio existente, debido a la persistente plaga del zancudo aedes aegypiti en ambos departamentos, el cual también es transmisor de la chikungunya. Según el Minsa, el caso de un niño con ese mal presentado en Zarumilla, Tumbes, ha generado una “situación epidemiológica de alta vulnerabilidad”, es decir, de alto riesgo de contagio, debido al  gran flujo de de personas entre Perú y Ecuador.

De allí que es justo saludar que el Minsa haya reaccionado a tiempo ante una situación de total cuidado. Sin embargo, esta respuesta del ente rector de la salud no debe reducirse a una simple resolución ministerial.

Si bien las indicaciones dadas en este documento son precisas, el personal de los establecimientos no solo debe de atender con especial atención a los pacientes con síntomas sospechosos, sino salir a buscar los casos que puedan estar presentándose en la población y que la gente no identifica por desconocimiento. De hecho así fue como se descubrió el caso de Tumbes.

Sin embargo esta nueva amenaza, bajo ningún punto implica que Salud descuide el dengue, donde ya se han presentado 12 mil 700 casos y registrado 16 muertos.

COMPARTIR     Twittear Compartir