La agencia Municipal de empleo

La agencia Municipal de empleo

Cada grupo político que gana una elección municipal o regional llega con su propio equipo de trabajo, pero también con la pesada carga de pagar el favor a cientos de seguidores, promotores o colaboradores de la campaña.

El premio es un puesto de trabajo, que luego se convierte en permanente, a la buena o la mala, vía judicial.

Un ejemplo lo podemos ver hoy en la municipalidad de Piura que deberá pagar por los próximos tres años, la suma de 6 millones de soles por año por sentencias judiciales de esos “colaboradores” que asumieron como agradecimiento a su apoyo de campaña, un puesto laboral como CAS; y este pasó a convertirse luego, por descuido o por interés mutuo, en un vínculo laboral al cual no quiere renunciar por las buenas.

Bajo esta estrategia las instituciones públicas se han convertido en una suerte de agencias de empleos; y se han llenado de trabajadores que no saben qué hacer, con el agravante de que quienes se quedan no necesariamente es personal capacitado que pueda ayudar en la gestión. Todo lo contrario, obstruyen los proyectos y generan un gasto que bien puede invertirse en contratar profesionales mucho más capacitados.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.