Niños somalíes mueren por falta de alimento
septiembre 7, 2023
Autor: Redacción El Tiempo

Compartir:

Niños somalíes mueren por falta de alimento. Fallecen a consecuencia de la sequía y poca productividad de los cultivos agrícolas.

Niños somalíes mueren por falta de alimento

En una entrevista a un medio internacional, Owliyo Hassan Salaad, cuenta su dramática historia pues ella  ha visto morir a 4 de sus hijos este año. La sequía en el Cuerno de África se los ha llevado, uno a uno.

Ahora, mece el frágil cuerpo de su hijo de 3 años, Ali Osman, a quien cargó durante los 90 kilómetros (55 millas) que separan su aldea de la capital de Somalia, Mogadiscio, que recorrió a pie, desesperada por no perderlo también a él.


Puedes leer:México: 6 muertos deja ataque armado contra estudiantes de bachillerato en Guanajuato


Niños somalíes mueren por falta de alimento.

Niños somalíes mueren por falta de alimento.

Sentada en el piso de un centro de tratamiento para la desnutrición repleto de madres ansiosas, apenas puede hablar de los pequeños cuerpos enterrados detrás de sus casa, en un terreno demasiado seco para cultivar.
Sequía en Somalia cobra más víctimas.

Los decesos han comenzado a aumentar en medio de la sequía más intensa registrada en la región en cuatro décadas. Datos inéditos compartidos con The Associated Press muestran que al menos 448 personas murieron este año en los centros de tratamiento de la desnutrición solo en Somalia.

Las autoridades de Somalia, Etiopía y Kenia se vuelvan ahora la sombría tarea de tratar de evitar la hambruna.

Pero lejos del foco de las autoridades muere mucha más gente, como los cuatro hijos de Salaad, todos menores de 10 años. Algunos pierden la vida en sus remotas comunidades agrícolas. Otros mientras caminan en busca de ayuda. Algunos incluso después de llegar a los campamentos para desplazados, cuando su malnutrición es irreversible.

“Definitivamente, miles” han perdido la vida, indicó el coordinador humanitario de Naciones Unidas para Somalia, Adam Abdelmoula, aunque los datos que corroboran su afirmación aún no son oficiales.

Salaad dejó a otros cuatro hijos con su esposo. Estaban demasiado débiles para viajar hasta Mogadiscio, afirmó.

La sequía viene y va en el Cuerno de África, pero en esta ocasión es única. La asistencia humanitaria se ha visto mermada por crisis globales como la pandemia de la COVID-19 y la guerra rusa en Ucrania.

Consecuencias de la guerra

Los precios de productos básicos como el trigo y el aceite para cocinar se incrementan rápidamente, en algunos lugares en más del 100%. Millones de cabezas de ganado que proporcionan leche, carne y riqueza a las familias han muerto.

Hasta la alimentación terapéutica para tratar casos como el del hijo de Salaad es cada vez más cara y, en algunos lugares, podría agotarse. Y, por primera vez, las lluvias podrían no llegar, por quinta temporada consecutiva.

Decesos infantiles

Una “explosión de decesos infantiles” acecha al Cuerno de África si el mundo se centra solo en la guerra en Ucrania y no actúa ya, dijo UNICEF.

La hambruna amenaza incluso a la capital de Somalia mientras los campos de desplazados de las afueras crecen con los agotados recién llegados. Salaad y su hijo fueron rechazados en un hospital abarrotado cuando recalaron allí hace una semana.

En su lugar, los enviaron a un centro de tratamiento para personas con desnutrición extrema donde las habitaciones están llenas, se habilitaron camas extra y algunos tienen que dormir en el piso.

Las madres hacen gestos de dolor y los bebés lloran mientras sus pequeños cuerpos, con llagas y las costillas marcadas, son revisados con cuidado en busca de indicios de recuperación.

“El centro está desbordado”, afirmó uno de sus doctores, Mustaf Yusuf. En mayo, los ingresos se multiplicaron más que por dos hasta los 122 pacientes.

Al menos 30 personas fallecieron allí y en otras seis instalaciones gestionadas por Acción Contra el Hambre entre enero y abril, según indicó el grupo humanitario. La cifra de ingresos en sus centros es la más alta desde que comenzó a trabajar en el país en 1992, y el número de niños con desnutrición severa aumentó un 55% con respecto al año pasado.

En total, al menos 448 personas perdieron la vida en lo que va de año (hasta abril) en hospitales y ambulatorios para el tratamiento de la malnutrición en todo el país, de acuerdo con los datos recopilados por grupos humanitarios y autoridades locales.

Fuente: AP NOTICIAS


Síguenos en nuestras redes sociales:

Más populares