Desesperación en Gaza: Habitantes se comen sus caballos para sobrevivir al hambre
febrero 25, 2024
Autor: Redacción El Tiempo

Compartir:

En medio del asedio israelí en Gaza, la población enfrenta una crisis humanitaria sin precedentes. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) alerta que 2,2 millones de personas, la gran mayoría de los habitantes de Gaza, están al borde de la hambruna. En este contexto desgarrador, historias como la de Abu Gibril, un campesino palestino de 60 años, ponen de manifiesto la lucha diaria por la supervivencia.

PUEDES LEER ? Lluvias en Piura: El 21% de ciudadanos desconfían en la efectividad de los SARE

Gibril, refugiado en el gran campo de desplazados de Jabaliya, al norte de la Franja de Gaza, se vio obligado a tomar una decisión desgarradora: sacrificar a sus dos caballos de tiro para alimentar a sus hijos. «No tuve otra opción», confiesa. La guerra lo despojó de todo, destruyendo su hogar y sus campos en Beit Hanun. Ahora, junto a miles de otros desplazados, subsiste en una tienda de campaña improvisada cerca de una escuela que alguna vez fue administrada por la ONU.

La situación en Gaza es desesperada. Si bien la población ha sobrevivido a los combates, ahora enfrenta la amenaza constante del hambre. La escasez de alimentos ha alcanzado niveles críticos, y según Unicef, uno de cada seis niños menores de dos años está gravemente desnutrido. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) ha suspendido la distribución de ayuda debido a la violencia y el caos que imperan en la región, donde las multitudes hambrientas se agolpan en torno a los camiones en busca de alimentos.

La situación se torna aún más sombría con la noticia del fallecimiento de Mahmud Fatuh, un bebé de dos meses, a causa de la desnutrición en el hospital Al Shifa de la Ciudad de Gaza. Esta trágica pérdida subraya la urgencia de la crisis humanitaria que enfrenta la población, donde la falta de alimentos y recursos básicos está cobrando vidas inocentes.

Mientras tanto, la comunidad internacional sigue siendo testigo de la desesperación en Gaza, pero las soluciones concretas parecen esquivas. El asedio israelí ha agravado una situación ya precaria, dejando a millones de personas atrapadas en un ciclo interminable de sufrimiento. La esperanza de una resolución pacífica y una mejora en las condiciones de vida para los habitantes de Gaza sigue siendo un anhelo distante en medio de la desolación y el dolor.

«El hambre nos come desde dentro»

En Gaza, la desesperación y el hambre se han convertido en una realidad abrumadora para muchos habitantes, quienes luchan día a día por sobrevivir en medio del conflicto y el asedio israelí. Un testimonio desgarrador revela la extrema situación que enfrentan las familias en esta región devastada por la guerra.

Abu Gibril, un campesino palestino refugiado en el campo de desplazados de Jabaliya, se vio obligado a sacrificar a sus dos caballos para alimentar a su familia y vecinos. La escasez de alimentos ha llegado a tal extremo que Gibril cocinó la carne de los caballos con arroz y la distribuyó entre aquellos que lo rodeaban, sin revelar la verdadera naturaleza de la carne. En Gaza, donde tradicionalmente la carne de caballo no es consumida, solo unos pocos familiares conocían la fuente de la comida.

La difícil situación humanitaria en Gaza se ve reflejada en las filas de mujeres y niños hambrientos que se forman frente a los puntos de distribución de alimentos en Jabaliya. La falta de recursos ha llevado a los habitantes a buscar desesperadamente cualquier cosa comestible, incluso cebada, forraje o maíz en mal estado. Algunos incluso se ven obligados a mendigar para alimentar a sus familias, ya que carecen de cualquier recurso en sus hogares.

El viernes, decenas de personas se congregaron en el campo de Jabaliya para denunciar su angustiosa situación. Amer Abu Qamsan, uno de los representantes de la comunidad, hizo un llamado desesperado a la comunidad internacional para que intervenga y «salve» a los habitantes del norte de Gaza.

Los niños presentes en la manifestación sostenían carteles con mensajes conmovedores que reflejaban la realidad que enfrentan: «Los bombardeos no nos mataron, pero el hambre se hace cargo» o «El hambre nos come desde dentro». Estas palabras resumen la dolorosa situación que viven los habitantes de Gaza, donde el hambre se ha convertido en una amenaza tan mortal como la violencia misma.

Mientras tanto, el conflicto persiste y la comunidad internacional enfrenta el desafío de responder a la urgente crisis humanitaria que se desarrolla en Gaza, donde cada día es una lucha por la supervivencia para miles de personas.

VIDEO RECOMENDADO:

Más populares