Humanos no pueden estar despiertos despúes de la medianoche, según estudio

Humanos no pueden estar despiertos despúes de la medianoche, según estudio

Un nuevo estudio elaborado por científicos de la Universidades de Harvard y Pensilvania en Estados Unidos señala que los seres humanos no están hechos para estar despiertos pasada la medianoche.

El informe menciona que descansar después de esta hora genera modificaciones en el cerebro de la persona y altera la forma en la que interactúa con el resto del mundo.

La investigación “La mente después de la medianoche: La vigilia nocturna, la desregulación del comportamiento y la psicopatología” fue publicada en la revista “Frontiers in Network Physiology” y su principal hallazgo determina que las personas que realizan actividades nocturnas y que se mantienen despiertas hasta después de las 00:00 horas presentan cambios neurofisiológicos en sus cerebros los cuales tienen como efectos, entre varios otros, la transformación del dominio sobre sus impulsos.

Consecuencias

De acuerdo a un comunicado publicado por el Hospital General de Massachusetts en base al estudio, el mantenerse despierto pasada la medianoche provoca que la persona sea más propensa a ver el mundo negativamente y que se involucre en comportamientos perjudiciales o comportamientos adictivos, como pueden ser el consumo de sustancias o las apuestas, sin pensar plenamente en las consecuencias.

Además, si un humano experimenta dificultades para conciliar el sueño antes de la medianoche o si se siente activo durante la madrugada, es probable que padezca de una desregulación cognitiva que se vuelve evidente al día siguiente. En otras palabras, dormir después de las 00:00 horas produce cambios en la forma en la que entendemos cómo vivimos y en la manera en la que reaccionamos a lo que nos ocurre.

“La idea básica es que, desde un punto de vista evolutivo global de alto nivel, el reloj biológico circadiano interno está sintonizado con procesos que promueven el sueño, no la vigilia, después de la medianoche”, indica la Dra. Elizabeth B. Klerman, investigadora del Departamento de Neurología del Hospital General de Massachusetts y autora del estudio.


Síguenos en nuestras redes sociales:


COMPARTIR     Twittear Compartir