Francisco González: “Ya es hora que Piura deje de ser un pueblo grande”

Francisco González: “Ya es hora que Piura deje de ser un pueblo grande”
Foto: El Tiempo

Para que Piura cambie hay que cambiar primero a la gente. Es dificilísimo pero hay que motivarla primero, ofreciéndole un marco urbano agradable, funcional, seguro devolviéndole a la ciudad y a sus habitantes, sus espacios públicos. Francisco González Umeres, arquitecto y urbanista nos muestra un planteamiento interesante la Piura de futuro.

Para el arquitecto y urbanista Francisco Gonzáles Umeres, una ciudad existe por sus espacios públicos que son las vías, los parques, lugares donde la gente interactúa, donde la gente intercambia ideas, criterios eso es lo más importante, es la esencia de una ciudad.

La gente es el eje del desarrollo y para lograrlo debe identificarse con su ciudad. “Es triste y lamentable lo que ha pasado en zonas periféricas con este Niño costero, pero ayuda a que la gente piense de otra manera. Es hora de que la gente se identifique con su ciudad, tiene que hacerla suya, tiene que cuidarla, tiene que saber vivir, respetarse unos con otros de lo contrario eso no es vida urbana ni social”.

La filosofía de cambios, desarrollo y actitudes es una sola. Se nos ha dicho que será una reconstrucción con cambio, pero “A qué cambios se refiere la ley? ¿Cambios físicos, morales o de transparencia de gastos? Cambios arriba, en la superficie o abajo hasta el fondo? ¿qué cosa se interpreta como cambio? Para mí el cambio más importante es la actitud de las personas y para que cambie la actitud de las personas, tienes que darle un marco físico diferente”, se pregunta el urbanista.

Según su criterio, Piura tiene dos grandes posibilidades: una es el río que ha sido marginado totalmente hasta ahora, vivimos de espalda a este personaje tan importante en nuestra vida diaria, que nos acaba de dar una remecida que jamás la olvidaremos. Esos espacios públicos son los que deben recuperarse para la ciudad y sus habitantes.

El otro eje es la Avenida Grau, lo que vendría a ser el Jirón de La Unión en Lima, la Av. Grau, en la estructura de Piura, la avenida es fundamental.

“El río y la avenida Grau, son los que definen el centro de Piura y es el centro de Piura es el sitio donde convergen todos los días las personas y la mayoría de los servicios a dónde la gente tiene que ir, entonces, los espacios de las vías deben ser agradables para recibir a esa gente, y para que sean agradables deben tener vías cómodas, veredas anchas, sombra por el calor de Piura. Hay que hacerla más vivible, más agradable, que sea más transitable a los servicios”.

“Además ya es hora de que Piura deje de ser un pueblo grande y empiece a mirar cómo puede transformarse en una verdadera ciudad. Piura tiene las condiciones para eso. Dentro de 40 años tendrás más de dos millones de habitantes y hacia dónde va a crecer?”, señala.

¿No habría otro y definitivo traslado de Piura como se ha hecho históricamente desde su fundación en San Miguel de Tangarará hace casi 500años? O construir una ciudad metropolitana para el 2050?
No, para mí es utópico. Lo que se tiene que hacer ya, lo importante es maximizar las posibilidades de la ciudad.

Pero ¿cómo si estamos en un serio problema con un viejo pero enorme Parque automotor, calles demasiado estrechas?

Piura y Sullana son ciudades muy cercanas, muy próximas, quince minutos de distancia, es como un traslado Miraflores a San Isidro o Magdalena.

Hay que pensar que la región de Piura crece en población y empieza a desarrollarse, por ello tiene que dar los servicios necesarios en salud, educación, recreación, producción y en parques industriales.

Debemos pensar en ¿dónde se van a colocar esos servicios que va a requerir la población? Esto tiene que ir en un punto aparte de las ciudades, en una zona independiente de la metrópoli, porque si empezamos a hacerlas dentro, estamos creando conflictos con lo ya existente. Vendrán entonces los conflictos de expropiaciones, idear nuevas avenidas y buscar lugares por donde se van a pasar, si la zonificación es compatible. Empezamos a crear más problemas que no se generarían si lo llevamos al punto intermedio entre Sullana y Piura.

Ciudades de futuro

Para Francisco González las ciudades de futuro desde el punto de vista físico, deberían crecer y desarrollarse en función de sus condiciones topográficas, geológicas y morfológicas. No se debe edificar en las zonas bajas, en ninguna parte del mundo se construye así.

“En este sentido las presiones sociales, políticas y de las inmobiliarias tienen que controlarse, porque las ciudades ahora son desarrolladas por desarrolladores inmobiliarios que son los que dictan por dónde debe crecer una ciudad y no tienen la menor idea de lo que están haciendo, es una grave causa de lo que están haciendo en las ciudades” manifiesta.

Opina que tienen que ser ciudades orgánicas que responde a las condiciones naturales en donde están ubicadas. Tendrán que venir relaciones de comunicaciones, trenes de cercanía, autopistas, para vincular una con otra pero dentro de las ciudades el esquema es para el peatón.

“Es el ciudadano de a pie el que tiene que vivir sus espacios, darle una distancia de 400 a 500 metros por el que se pueda caminar tranquilamente, espacios para ciclovías. El transporte público debería estar segregado como en las grandes ciudades. Debería estar debajo de la ciudad, para que no moleste en la superficie”.

Para González Umeres la propuesta del Presidente de la Corte de Justicia de la Ciudad Judicial “es un planteamiento que está dentro de esta línea de concentrar ciertas actividades de servicios, para que no obstaculicen el desarrollo de las ciudades, pero tampoco se debe hacer una ciudad solamente para estas cosas, como la que me acaba da explicar. No sería solo una ciudad Judicial, no sería solo una ciudad industrial, deportiva o de salud. No”.

Según el especialista, la parte habitacional, por ejemplo debería crecer entre Piura y Sullana, una ciudad satélite. Consecuencia de la implantación de estos servicios. La vivienda empieza a desarrollarse en apoyo a estas actividades.

“Pero una ciudad para que sea una ciudad tiene que tener todo. Todas las funciones organizadamente y estructuradamente. Además tenemos tres ciudades en Piura, Sullana y Paita, que no es poca cosa, que para futuro definen una estructura fundamental, una infraestructura urbana muy especial. El centro de todos los equipamientos estaría allí, por ejemplo un polideportivo a escala regional, unas Olimpiadas que se hagan a nivel regional en el año 4,000, en todas las actividades. Así vamos adquiriendo una nueva dimensión de ciudad. Y esto en el fondo es para mejores posibilidades de desarrollo humano. Quién no quisiera vivir en un sitio agradable, confortable, que tenga todos los servicios, es un poco la razón de ser de la vida urbana” argumenta.

Propuesta

González Umeres fue invitado por la Universidad de Piura para dar una conferencia sobre Piura Mejor ciudad 2017-2021 en la cual plantea la oportunidad de Piura para lograr una reconstrucción, modernización con Valor agregado, mediante la intervención en el espacio regional, el espacio urbano para los habitantes.

Sostiene que ante los devastadores eventos climatológicos, se exige un replanteamiento sobre el desarrollo urbano regional existente. “Piura para el año 2021 que ya está en la esquina, debe ser una ciudad diferente, debe crear condiciones físicas, urbanas modernas, condiciones económicas y culturales. Debe mostrar calidad de vida, ocupar los espacios públicos, vegetación urbana, seguridad y buena iluminación”.

“Debe corregir el ingreso del río a la ciudad, el sistema de drenaje pluvial, la contaminación ambiental, el mal uso del espacio público y la caótica movilidad urbana”.

Recomienda que el espacio regional debe tener un replanteamiento del patrón de crecimiento urbano-regional y en el espacio urbano debe tener una definición del rol y función de la ciudad.

Considera necesario para despejar el atolladero del actual casco urbano, crear un gran Centro de Equipamiento regional a través de una ciudad satélite pues tanto Piura como Sullana cada vez están más cerca. Este gran Centro debe tener un Centro hospitalario, colegios de alto rendimiento, centros de formación técnica, Parque Industrial del Norte, Gran Mercado de Abasto, Polideportivo y Estadio Regional y un Aeropuerto internacional.

“El crecimiento urbano no debe consumir el suelo agrícola y debe sentarse en suelos eriazos, no inundables y topográficamente convenientes” sugiere.

Con esa audaz propuesta se estaría descongestionando la ciudad para hacerla más sostenible y vivirla. “Esto constituye una oportunidad para poner en práctica un planteamiento urbano que permita reorientar el actual modelo de crecimiento de la ciudad para los próximos años. Es la opción de planificar el futuro de la ciudad otorgando valor agregado inicial a la nueva infraestructura urbana”, puntualiza.

Además, señala que “las inversiones deben ofrecer soluciones seguras y de contribuir a la creación de riqueza, bienestar y generar Valor agregado a los espacios públicos y predios urbanos”.

Para lograrlo se debe tener una Zona de Reglamentación especial que en el caso de Piura empezaría en el cruce Avenida Loreto con Sánchez Cerro hasta la av. Bolognesi para continuar por el Puente Bolognesi de Castilla cruzar la Tacna ingresar a la Junín hacer un quiebre para empalmar a la av. Ramón Castilla y llegar a la Av. Cayetano Heredia. Doblar en la Av. Guardia Civil de Castilla para cruzar el Puente Sánchez Cerro y continuar por esa av. hasta llegar a la Loreto.

Ejes ordenadores

Este cuadrilátero es importante pues en ella se podrán desarrollar las actividades en los dos ejes ordenadores y la priorización del peatón en el espacio público.

El Eje ordenador 1 deberá tener malecones Multifuncionales de dos niveles y cuatro zonas teniendo como espejo de agua el río Piura que pa5ra su seguridad el caudal debe estar regulado antes re su ingreso a la ciudad y recomienda neutralizar cualquier posibilidad de inundación.

El segundo Eje ordenador sería la Avenida Grau, más peatonal, con arborización y zonas donde los habitantes puedan recrearse y solazarse.

 

Por: Margarita Rosa Vega

COMPARTIR     Twittear Compartir