Fernando Rospigliosi: El caso Tía María va a desincentivar las nuevas inversiones

Fernando Rospigliosi: El caso Tía María va a desincentivar las nuevas inversiones

Duras críticas llueven sobre el presidente Martín Vizcarra tras la difusión de diversos audios sobre su diálogo con autoridades de Arequipa por el proyecto minero Tía María. Y ciertamente esto no solo intensifica la ya existente crisis política del país, sino que supone un riesgo para el desarrollo económico de los peruanos.
En entrevista con El Tiempo, el analista político y exministro del Interior, Fernando Rospigliosi, opinó que esta problemática va a desincentivar las nuevas inversiones, pues el mandatario estaría demostrando una falta de respeto a las leyes, además de un populismo que, a su parecer, sería perjudicial.

–¿Qué consecuencias traerá para la economía nacional toda la polémica que está generando el proyecto minero Tía María?
Va a desincentivar las nuevas inversiones. Si no hay seguridad jurídica en el país y cualquier movimiento violentista -como el que ha ocurrido en Arequipa- puede frenar una inversión tan grande como esa, creo que la situación política de incertidumbre crece. A la ya existente, se le suma esto. Creo que se van a paralizar aún más las inversiones.

–Es lo probable, y la presidente de la Confiep, María Isabel León, ya se pronunció sobre este panorama: aseguró que el empresariado peruano se encuentra en una situación de incertidumbre, tras esta suspensión de la licencia de construcción del proyecto minero.
Es absolutamente cierto lo que dice, aunque también hay que decir que los empresarios y sus instituciones han sido demasiado débiles y cautelosos durante mucho tiempo. No han sabido expresar con claridad sus opiniones y advertir los peligros que estamos viviendo.
Eso es un problema. Dado que los políticos y los partidos están muy desacreditados, era indispensable que los empresarios tuvieran una posición más firme en defensa de sus intereses, pero lamentablemente no ha sido así.

–A los empresarios les está faltando una voz más fuerte, en todo caso.
Sí, por supuesto. De vez en cuando hay un pronunciamiento de ellos. Dicen algo cuando ya las cosas se ponen muy feas, pero pienso que se habría requerido una voz más persistente y sistemática en el tiempo, algo que desgraciadamente no ha habido.

–A raíz de los audios de Vizcarra, también parece que no hay una gobernabilidad clara por parte del Estado y esto estaría llevando a pensar que los procedimientos administrativos -que toman tanto tiempo desarrollarse- pueden desarmarse rápidamente, sin mayor análisis técnico.
Así es, los audios muestran claramente que a Vizcarra las leyes y los reglamentos no le importan nada. Él se pone de acuerdo con los antimineros para darles argumentos para liquidar la licencia de Tía María y luego, como es evidente, se la impone a este consejo de minería que debería pronunciarse solamente sobre aspectos técnicos, pero que hacen pronunciamientos en función de aspectos políticos, cosa que no le compete en absoluto.
Ninguna de las razones que se han dado para suspender la licencia de construcción tienen que ver con las normas legales vigentes, sino por el simple hecho de que hay una revuelta.
Esto es peligrosísimo porque crea una situación que ya la conocíamos: que cuando alguien protesta con violencia o bloquea carreteras, el gobierno de Vizcarra cede inmediatamente.

–A Southern Perú le tomó tiempo conseguir la licencia para Tía María y se dijo que todo estaba en regla. ¿Quizá Vizcarra esté abusando de su populismo?
Sí, claro, y todo lo resuelve atacando al Congreso y a la clase política y lanzando iniciativas, como la del adelanto de elecciones y otras nuevas amenazas al Congreso.

–El Estado parece no defender sus actos administrativos. ¿Qué mensaje le está dando al empresariado?
No solo no defiende esto, sino que no defiende la economía peruana. Es un hecho que el Perú vive de la minería: hay miles de millones de dólares que ingresan al país por concepto de minería. El Estado debería defender ese recurso que es de todos los peruanos, no de solo un grupito.
Sin embargo, Vizcarra lo echó todo al tacho por una protesta de antimineros con intereses políticos, que es lo que tienen estos gobernadores y azuzadores de la protesta. Como hemos visto antes, los cabecillas de las protestas se convierten en candidatos a la alcaldía, a la gobernación, a lo que sea, y son electos gracias a eso.

–Por otro lado, debido a los audios filtrados, el APRA quiere plantear una moción de vacancia presidencial. ¿Lo amerita?
No me parece que eso sea posible ahora porque Vizcarra sigue teniendo una popularidad alta y el Congreso, baja.
O sea, no es una propuesta realista, pero además tampoco se puede vacar a un presidente por ser un farsante, un mentiroso o un mal gobernante. Si fuera así, pocos presidentes hubieran quedado en su momento. No me parece que eso amerite un pedido de vacancia.

COMPARTIR     Twittear Compartir