Facultades: mucho ruido y pocas nueces

Facultades: mucho ruido  y pocas nueces

luis-garcia

Luis García Barreto
Colaborador

Luego que resultara ganador de las elecciones, Pedro Pablo Kuczynski, algunos medios y voceros congresales pepekausistas iniciaron una arremetida contra Fuerza Popular bajo la supuesta concepción  o intriga, que se opondrían a otorgar la delegación de facultades legislativas que tanto necesitaban, con urgencia, para iniciar los trabajos de transformación del país.

Pues bien, quien se demoró en presentar el proyecto de ley autoritativo de delegación de facultades, el cual debía contener la materia objeto de la delegación y el plazo para que el Ejecutivo legisle, fue el propio Gobierno. Sin embargo, una vez presentada la iniciativa legislativa al Congreso fueron, precisamente los supuestos obstruccionistas -Fuerza Popular-, los que le tendieron el puente de plata al Ejecutivo para redactar una ley a  medida de la solicitud.

A la fecha, pareciera que el Ejecutivo no tenía desde que ganaron las elecciones, claridad en los temas y menos aún preparación alguna para saber exactamente lo que haría con las facultades delegadas. Si la improvisación saltó a la vista en la forma y modo como solicitaron las facultades legislativas, ahora podemos apreciar que están desaprovechando una gran oportunidad. Vale precisar que la delegación de facultades legislativas del Congreso al Ejecutivo es una facultad, lo cual implica que no es una obligación, sino que como facultad tienen derecho a hacerlo como  a no hacerlo.

Al día de hoy  que se escribe el presente, no hay Decreto Legislativo promulgado por el Ejecutivo que pueda decirse “este es” el que revolucionará al país. Esto tiene un tufillo a la falta de seriedad y objetivos, mientras la inseguridad, el enfriamiento de la economía, la salud y los conflictos están a la orden del día.         

COMPARTIR     Twittear Compartir