Estrés: puede ser más dañino de lo que cree

Estrés: puede ser más dañino de lo que cree

El estrés es una reacción natural de nuestro organismo ante una amenaza o un desafío. Pero cuando vivimos en un estado de alerta permanente, el organismo desata un conjunto de respuestas que acaban deteriorando nuestra salud tanto física como mental.

Cuando estamos estresados nuestro cuerpo produce diversas hormonas asociadas a la respuesta del organismo ante un peligro, como son el cortisol y la adrenalina. Estas hormonas incrementan la presión arterial, lo que puede acabar produciendo rigidez y estrechamiento de las arterias, aumentando el riesgo de sufrir un infarto.

Por otro lado, el estrés nos hace más propensos a adoptar comportamientos perjudiciales para el corazón, como fumar, beber demasiado o ingerir alimentos ricos en grasas, azúcar y sal.

Aprender a manejar el estrés resulta fundamental para garantizar nuestro bienestar general y la salud de nuestro corazón.

Realizar ejercicio físico. No solo es adecuado para el control del estrés, sino también para evitar otros factores de riesgo cardiovascular, como la obesidad, la hipertensión arterial o el colesterol alto.

Llevar una dieta equilibrada rica en verduras, frutas y fibra, y baja en grasas y azúcares. Se debe limitar el consumo de tabaco, café y alcohol, pues estas sustancias son potenciadoras de estrés.

Dormir lo suficiente. Para la renovación celular es preciso dormir no menos de 7 horas al día. El estrés es la primera causa de insomnio o de mala calidad del sueño.

Acudir a psicoterapia o practicar técnicas de relajación, respiración y/o meditación ayudan.

Datos

* Hay que tener en cuenta que el corazón se acelera cuando estamos bajo tensión, y si frecuentemente nos mantenemos en ese estado, podríamos llegar incluso a alterar su ritmo habitual.

* Realizar ejercicio no solo es adecuado para el control del estrés, sino también para evitar otros factores de riesgo cardiovascular.

COMPARTIR     Twittear Compartir