Estados Unidos: Niños mueren más por armas de fuego que por accidentes automovilísticos

Estados Unidos: Niños mueren más por armas de fuego que por accidentes automovilísticos

Las armas de fuego superaron a los accidentes de automóvil como principal causa de muerte entre los menores estadounidenses con datos oficiales que muestran un fuerte incremento de asesinatos con armas como la masacre en una escuela de Texas que se cobró la vida de 19 niños.

En términos generales 4,368 niños y adolescentes de hasta 19 años murieron por causa de disparos en 2020; una tasa de 5.4 cada 100,0000, según datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Casi dos tercios de las muertes fueron homicidios. En comparación, hubo 4,036 muertes relacionadas con vehículos; anteriormente la principal causa de muerte en ese grupo etario.

La brecha se fue cerrando desde que en las últimas décadas se mejoraron las medidas de seguridad en el tránsito mientras que las muertes por armas fueron creciendo.


Puedes leer: Masacre en Texas: el testimonio de dos niños que sobrevivieron al tiroteo


Violencia

Las líneas de tendencia se cruzaron en 2020, último año del que se disponen datos; un hallazgo encontrado en una carta publicada la semana pasada en la revista New England Journal of Medicine (NEJM).

Los autores de la carta advirtieron que los nuevos datos eran consistentes con otras evidencias de que la violencia con armas aumentó durante la pandemia de covid por razones que aún no están totalmente claras.

Advirtieron empero que “no puede suponerse que se revertirá a los niveles pre-pandemia”.Los datos actualizados de los CDC muestran que casi 30% de las muertes fueron suicidios, apenas 3% fueron decesos no intencionados y 2% corresponden a intentos no esclarecidos.


Puedes leer: Masacre en Texas: el esposo de una profesora que murió en tiroteo falleció de un infarto


Sobrevivientes del tiroteo en texas cuentan su versión

Un sobreviviente de la masacre, contó un desgarrador testimonio de los terribles momentos que vivió durante el tiroteo.

“Tenemos una puerta en el medio, [el atacante] la abrió. Luego entró, se agachó un poco y dijo ‘es hora de morir’”, cuenta el menor de 10 años.

“Cuando disparó, sonó tan fuerte que me lastimó el oído. Cuando vi la bala en el suelo, supe que era real”, agrega.

“Y cuando escuché los disparos a través de la puerta, le dije a mi amigo que se escondiera debajo de algo para que no nos encontrara.

“Los policías dijeron ‘diga ayuda si necesita ayuda’. Una de las personas en mi clase pidió ayuda. El hombre lo oyó. Entró y le disparó. Y luego los policías irrumpieron en el salón de clases y él [el atacante] les disparó, así que los policías empezaron a dispararle”, relata el niño.

Al final él y su amigo lograron escapar cuando la policía tomó el control de la situación. “Solo abrí la cortina y luego simplemente saqué la mano y salí con mi amigo, porque sabía que era la policía cuando vi la armadura y el escudo”, explica.

 


Síguenos en nuestras redes sociales:


COMPARTIR     Twittear Compartir