Entonces ¿que hacemos con las autoridades?

Entonces ¿que hacemos con las autoridades?

Hace un tiempo pensaba que a los piuranos nos faltaba esa capacidad de indignación que ha generado masivas protestas sociales en diversas partes del mundo y que como fruto de ellas las autoridades se sintieron obligados a escuchar, a bajar de su nube de poder y arrogancia y tomar medidas correctivas; lastimosamente eso no parece ser una característica propia de los piuranos; más aún, hay una parte de paisanos que sigue tercamente a personajes y partidos corruptos; y lo que es peor, tragedia popular: “A las autoridades no les interesa Piura”, viven mirándose el ombligo, buscando el aplauso e inflando su ego colosal, y lo más insultante, hay gente que aplaude.

Más de 30 alcaldes han salido descalificados, y por su incapacidad, incompetencia, ignorancia e indolencia, el MEF no les enviará dinero; y es que se afanan por ser unidad ejecutora y luego no saben qué hacer con el dinero; cuando lo tienen en las manos se desorbitan pensando en cómo quedarse con alguito, con quién consorciarse, cómo sacar la vuelta al sistema y adjudicar las obras como si fuera una subasta municipal: ¿Quién me da más?

Por otro lado, la designación del “ají seco” como Presidente de la Asamblea de Gobiernos Regionales, creo que, más que un premio ha sido un estímulo, de esos que la pedagogía nos aconseja dar a los alumnos “corchitos” y que no rinden; aliento al que va perdiendo: “Hay que alentarlo, pobrecillo”, “Hijito si sales bien te doy una bicicleta”, o alguno de esos acostumbrados sobornos sociales y familiares que usan algunos padres para que sus flojos y zamarros hijos pasen de año aunque sea por los palos.

¿Qué podemos hacer? La indignación como estado de ánimo, no le sale al piurano apático y amodorrado, y, aunque suene vergonzoso y penoso “no se le puede pedir peras al olmo”; creo que hay que apelar a otras modos menos emotivos y por ende pasajeros, debemos plantear soluciones inteligentes académicas, creativas, y viralizarlas; CIPCA, Vigilia Ciudadana, algún colectivo de Chulucanas o Alto Piura, son opciones válidas y legítimas, convoquen a las juventudes universitarias, jóvenes profesionales, gremios, organizaciones eclesiales, juntas vecinales; ignoren a las autoridades y a los oportunistas, coordinen con los responsables de los medios independientes, hay que ejercer presión al Gobernador y Alcaldes, hay que arrinconarlos con ideas y propuestas, y, si no hacen caso, firmas para la VACANCIA! ¡Somos el pueblo!


Escrito por: Miguel Medina Pacherre
COMPARTIR     Twittear Compartir

Miguel Medina Pacherre

Miguel Medina Pacherre

Sacerdote. Párroco de Nuestra Señora de Guadalupe.