Engaños de las revistas científicas

Engaños de las  revistas científicas

leon-trahtemberg

León Trahtemberg
Investigador

Dos prominentes y premiados médicos han lanzado señales de alerta frente a la validez de las investigaciones científicas que publican revistas tan reputadas como Nature, Cell y Science. Son Randy Schekman, Premio Nobel de Medicina en “How journals like Nature, Cell and Science are damaging science” (The Guardian 09/12/2013) y Richard Smith, 13 años director del British Medical Journal, quien dice: “Es más fácil hacer trampas en la Ciencia que en un casino”, criticando las revistas del sector. Aduce que intereses de las farmacéuticas, médicos obsesionados con publicar y directores poco experimentados llevan a publicar artículos de dudosa validez científica (elmundo.es, suplemento salud #708, 05/05/2007)

Para Schekman la estructura académica actual incentiva perversamente a las grandes revistas, que a la par que publican trabajos muy importantes que aumentan el prestigio y reputación del autor también publican otros que resultan falsos o de escasa calidad. Eso,  por la necesidad de incrementar la circulación para beneficiarse de los contratos de publicidad y suscripciones. Terminan publicando trabajos que son más llamativos en vez de los de mayor trascendencia y calidad, o inclusive fraudulentos, pero que pueden ser más sexys o atraer más lectores. Después de todo se montan sobre la creencia de que los mejores trabajos se publican en las revistas más prestigiadas y se confía que los experimentos se hicieron, que los pacientes participaron y que los datos se obtuvieron como se publica. Con ello le están haciendo daño a la ciencia que deja de lado importantes trabajos publicando muchos que pueden llevar a error. Rara vez los estudios de las farmacéuticas salen negativos, lo que es sospechoso, pese a que estos trabajos suponen las tres cuartas partes de la literatura que se publica.

Schekman y Smith avizoran la aparición de páginas web abiertas, sin costo, dirigidas por equipos científicos impecables, como eLife en la que Schekman y otros ya publican sus trabajos, en las que se irán colocando las mejores investigaciones sin las perversiones de las revistas que viven de los suscriptores. Ambos recomiendan acercarse con escepticismo a las publicaciones de las revistas más reputadas y sugieren a las fundaciones y universidades prestar más atención a la calidad de la ciencia más que a la revista en la cual se publica.

COMPARTIR     Twittear Compartir