El tango del presidente Kuczynski

El tango del  presidente Kuczynski

luis-garcia

Luis García Barreto
colaborador

Ante los desastres que vivimos por diversas regiones del país en que los pobladores pierden humildes propiedades, los ahorros de toda su vida envueltos en pañuelos de antaño se los lleva el agua y  las fatales pérdidas  humanas, estamos de duelo pero no un luto permanente. Hay que reaccionar adecuadamente. Sin embargo, sobre las catástrofes, el lodo, las rocas y la incertidumbre en el rumbo del país,  el presidente baila, tan impertinente y tan mal baile como ya es costumbre.

En el tango…, si uno se equivoca o se enreda, sigue bailando, recomendaba Al Pacino en la recordada película Aroma de Mujer. El tema que esa recomendación debe seguir el presidente en su vida política en la que anda  muy equivocado. Debe desenredarse, tomar decisiones -las mejores por cierto- y no exhibirnos a través de comunicados la ejecución de la fianza de Odebrech al no haber conseguido la financiación del gasoducto del sur. Nada nuevo, no es ningún logro de su gobierno -parece no entender-  sino lo que correspondía hacer a cualquier gobernante en la misma situación, lo cual, per se, no implica ninguna decisión gubernamental de enfrentamiento con dicha empresa, como lo ha tratado de disfrazar.

Mientras los desastres arrecian, la ayuda y los trabajos los hacen en horarios de ministerios y el ministro de Defensa, encargado de parte de la emergencia, es retado por los pobladores: “ministro, venga y mójese los pies como nosotros”… mientras caminaba con pantalón y zapatos de terno elegante. No hubo botas de jebe ni ropa de campaña. Claro, si esto hubiera ocurrido en los años 70 el ropaje de don Jorge Nieto hubiere sido distinto en calidad de dirigente estudiantil y presidente de la Federación de Estudiantes de la Pontificia Universidad Católica, teñido de rojo marxismo-leninismo – maoismo, ideología a la que no sabemos si ha abdicado pero ahora sirve a un gobernante de la rancia derecha peruana.

Por otra parte, vamos develando una vez más que las comisiones del Congreso son grandes para captar las cámaras y atención de la población, principalmente por parte de sus integrantes, de modo que como Camargo Correa estuvo en Piura con ocasión al Proyecto Alto Piura, ya pretenden hacer alarde con  las autoridades que gestionaron el proyecto para asustarlos con el cuco de la citación al Congreso. Lastimosamente seguimos en lo mismo 

COMPARTIR     Twittear Compartir