El proyecto es el corazón del desarrollo

No es necesario ser experto en gestión para señalar que una institución pública sin proyectos es como un frío edificio sin motor de desarrollo. Lo que ayer hizo el ministro de Salud, Aníbal Velásquez, al llamar la atención a las municipalidades por los pocos proyectos que elaboran, fue elevar la discusión a la opinión pública para que los piuranos estemos enterados de por qué los servicios de salud pública son tan limitados en nuestra región.

Como votantes que somos debemos pedir cuentas a las autoridades y exigirles que realicen la mayor cantidad de proyectos posibles, sobre todo de infraestructura –bien sustentados, por supuesto– y se saneen la mayor cantidad de terrenos para que el Gobierno Central canalice los recursos y los haga llegar a la cuentas municipales o regionales.

La gestión de proyectos, decíamos líneas arriba, es toda una disciplina en la administración de recursos públicos y, por supuesto, para que mejore la vida de los ciudadanos debe ser hecha por especialistas comprometidos con el desarrollo.

La falta de proyectos, la mala gestión y la dejadez en emprender, planificar, organizar tareas y dar buen curso a los dineros públicos son problemas que han perseguido a nuestras instituciones desde su fundación, pero que entendemos es necesario superar.

El éxito de proyectos en las entidades públicas dependerá de los profesionales que los integren, de los líderes que los guíen y de una realidad que los sustente.

Estamos ante una conjetura profesional importantísima para el desarrollo de nuestra región. Sin “proyectistas” capaces ni concejos que los busquen o los formen, no  se podrá hacer sostenible nuestro crecimiento.

COMPARTIR     Twittear Compartir