Semana: El prestigio del Poder Judicial

Semana: El prestigio del Poder Judicial

La importancia de los medios de comunicación para controlar los excesos de los tribunales judiciales es indiscutible.

Recientemente fue elegido representante de las universidades privadas en la Junta Nacional de Justicia el Rector de la Universidad de Piura, el Dr. Antonio Abruña, que al ser entrevistado en un programa radial el entrevistador señaló que le resultaba paradójico que haya sido elegido alguien de Piura, en donde la justicia estaba seriamente cuestionada por haber metido preso a un policía que había dado muerte a un delincuente, por haber liberado a un delincuente que habría matado a un policía y, en donde se estaba querellando a dos periodistas con siderales

La importancia de los medios de comunicación para controlar los excesos de los tribunales judiciales es indiscutible. De no ser por las denuncias ventiladas en la prensa, muchos jueces materializarían decisiones probablemente injustas. Pero también es cierto que muchas veces algunos medios de comunicación resaltan la noticia por el lado más escandaloso o en razón de algún interés particular, transmitiendo a la población una información sesgada o, por lo menos, incompleta.

Por ejemplo, en el caso del juez que le dio prisión preventiva al policía que dio muerte al delincuente, su decisión estuvo amparada en una casación de la Corte Suprema. La policía tiene la capacidad de abatir a un delincuente, pero no puede hacerlo si éste se encuentra reducido o no constituye ningún peligro.

Es cierto que por medio de un hábeas corpus de Junín se liberó al policía, pero por un cuestionamiento a la motivación, no porque los policías estén autorizados a usar de cualquier forma su arma de reglamento.

Unas semanas después la Sala Superior de Piura revocó la prisión preventiva de una persona que habría cometido un delito de robo y al que se le atribuía haber matado con arma de fuego al policía que intentó frustrar el atraco.

Nuevamente las críticas mediáticas llovieron como Fenómeno del Niño, al punto que el Juez Superior tuvo que salir a los medios a dar las razones de su decisión. Y era muy simple: la prueba de absorción atómica practicada por la misma PNP arrojaba que esa persona no había disparado arma de fuego, por lo tanto, no pudo ser el autor de la muerte del policía.

He seguido también el mediático caso de la querella entablada por Monseñor José Antonio Eguren a unos periodistas. Sorprende ver la facilidad con la que se cuestiona las decisiones judiciales. Se critica a dos jueces damas por haber aceptado las querellas (como si hacerlo fuese contrario a ley). Pero además se cuestiona su imparcialidad porque en una foto de la procesión del Señor de Los Milagros, en un lado del anda está el arzobispo querellante y en el otro el Presidente de la Corte Superior de Piura. Y en el colmo de la desinformación, una de los querellados dice que el proceso es irregular porque no interviene un fiscal, cuando en los procesos por querella el Ministerio

Público no interviene por no tener arte ni parte. La desinformación ha llegado, esta vez sí, a un nivel sideral, cuando se dice que el periodista ha presentado tres nuevos testigos, y que la jueza se los ha negado. Pues resulta que eso no ha sucedido.

De que hay cosas que deben cambiar en el Poder Judicial, no hay la menor duda, así como tampoco de que a la prensa le corresponde un rol protagónico en este cambio. Pero debe hacerse desde la verdad o, por lo menos, con la verificación de la información que se difunde. De lo contrario, solamente contribuiremos a mellar más el prestigio del Poder Judicial, pero esta vez por desconocimiento de los hechos.

Sería conveniente que en cada Corte Superior, exista vocería adecuada con conocimientos jurídicos de buen nivel, que puedan informar con certidumbre y solvencia las dudas que pueden presentarse.

 

Por: Antero Flores Araoz

COMPARTIR     Twittear Compartir