El mundo cambió

El mundo cambió

En Guayaquil y la Costa centro-sur, luego de sufrir con una pandemia particularmente mórbida, estaríamos de salida. Más del 40 % de la población habría sido infectada, muchos asintomáticos, y por lo tanto con cierta inmunidad contra la peste, lo que torna más difícil su propagación. Un recrudecimiento a los niveles de abril parecería poco probable. En buena parte del resto del país, la pandemia recién llega a su pico.

El retorno a la normalidad, sin embargo, es lento. Estamos en semáforo amarillo, y ni el verde significa el fin de las restricciones. Pero, lo más importante, esa será una nueva normalidad. El mundo que conocemos se acabó el 15 de marzo.

Estamos en épocas de cambios tecnológicos acelerados. Pero nos resistimos al cambio, lo adoptamos pausadamente. Nuestros padres se escandalizaban con que a los niños nos pareciese natural pasar horas ante la televisión; ellos nunca quisieron entrar en el mundo de la computadora.

Pero la cuarentena y el distanciamiento social han hecho que hábitos que tomarían una generación en adoptarse se hayan arraigado en tres meses. Hoy es normal que las familias compren los víveres por internet, en lugar de ir al supermercado. Que los ciudadanos paguen con transferencia bancaria: antes ya lo hacían las empresas. Que nos visitemos con los amigos por Zoom.

Comprar por internet favorece a los pequeños emprendimientos: alguien puede producir bienes en pequeña escala o comprar al mayoreo para vender al menudeo a través de un chat. Caso en cuestión es la venta de comida preparada. Muchas personas que perdieron su empleo optarán por emprendimientos caseros. Los que tienen moto tienen trabajo para entrega domiciliaria.

Negocios que antes eran prometedores ahora son callejones sin salida. Y actividades que parecían disparatadas son las flamantes oportunidades. El futuro les pertenece a los que sepan leer los nuevos tiempos.


Escrito por: Walter Spurrier Baquerizo
COMPARTIR     Twittear Compartir

Walter Spurrier Baquerizo

Walter Spurrier Baquerizo

Columnista de El Universo – Ecuador