El ministro que no quiere irse

El ministro que no quiere irse

Parece que los cerronistas están tomando el timón del gobierno, y prueba de ello es que Pedro Castillo, a pesar de la creciente ola de protestas contra el nombramiento de Hernán Codori como ministro de Salud, persiste en mantenerlo en el cargo, pese al riesgo que se corre de caer más en el hoyo de la desaprobación como mandatario.

La suspicacia de algunos conspicuos analistas apuntan al apetitoso presupuesto del Minsa: 14 mil millones de soles. Cifra nada despreciable y al cual podría acceder el enjambre de “acomedidos” que rodean a Vladimir Cerrón, pues Condori forma parte de su entorno íntimo, y quien estuvo junto a él cuando fue gobernador de Junín, por lo cual se investiga a Cerrón de ser cabecilla de la organización Los Dinámicos del Centro.

Hay motivos para sospechar que el apoyo de Cerrón a Castillo no es gratuito; salvo que el objetivo primigenio, antes de la “tregua”, haya sido generar controversia y picar al Congreso para no dar la confianza al gabinete de Aníbal Torres. Ahora con el abrazo entre enemigos, parece que Condori se quedará a pesar de todos los cuestionamientos. Negocio redondo para el Ejecutivo, Legislativo y Vladimir Cerrón.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.