“El Leñador”, el legado familiar de un gran pollo a la brasa

“El Leñador”, el legado familiar de un gran pollo a la brasa

Quien haya pisado alguna vez esta pollería, en cualquiera de sus dos locales, sabe que no hay nada como el aroma de sus pollitos dorados; y ni qué decir de sus papas fritas con sus deliciosas cremas artesanales.

    • Nombre del Restaurante: “El Leñador”
    • Dirección del Restaurante: Cuenta con dos locales, uno ubicado en la Av. San Teodoro 333, Piura; y el segundo, en la Av. Luis Montero Mz. G lote 4, Miraflores (frente a la academia Pedro Paulet).
    • Tipo de Restaurante: Pollería
    • Calificación de la comida: 10/10
      Servicio: 10/10
      Precio: Accesible
    • Ambiente: Amplio y familiar. Sus dos locales son espaciosos y con juegos para niños. Cuenta con estacionamiento.
    • Número: 309243 / 308004
    • Web: “El Leñador” página oficial de Facebook

Hecho por piuranos para piuranos

 

Si de pollerías se trata, “El Leñador” es uno de los principales referentes en Piura. Y no es para menos, después de más de 15 años de tradición familiar, se ha convertido en la pollería preferida de muchas familias piuranas.

Quien haya pisado alguna vez esta pollería, en cualquiera de sus dos locales, sabe que no hay nada como el aroma de sus pollitos dorados; y ni qué decir de sus papas fritas con sus deliciosas cremas artesanales.

El Tiempo tuvo la oportunidad de descubrir la historia familiar detrás de este negocio y algunos de los secretos de su gran sabor.

¿Cuál es el secreto del éxito de esta pollería?

Para Rolando Calle, quien lleva casi 30 años trabajando en el sector, el secreto de los pollos de “El Leñador” está en la limpieza. “Somos muy cuidadosos con la calidad de pollo que usamos y con nuestra preparación”, explica, “la limpieza de los pollos es nuestra prioridad, además de nuestra sazón”.

Graciela Velásquez Heredia, hija de los fundadores Teresa y Javier, y gerenta del negocio, cuenta que el secreto está en la tradición familiar: “Nunca olvidaré el 15 de junio del 2001, era mi cumpleaños y también el día en que -gracias al esfuerzo de mis padres- inauguramos la pollería”. 

Cuenta Graciela que abrieron con solo 20 pollos y que cuando vieron que se agotaron rápidamente y que la gente seguía acudiendo día tras día, se dieron cuenta de que esto podría ser el comienzo de algo más grande.

Dicen que en las parejas siempre debe haber un equilibrio. Según Graciela, don Javier Velásquez y doña Teresa Heredia, sus padres, se complementan a la perfección. Para ella, esto ha ayudado a que el negocio -a pesar de las dificultades que han ocurrido en el camino- siga viento en popa.

Los cinco hijos de la pareja fundadora contribuyen -cada uno a su manera- con el crecimiento del negocio familiar. Gracias al sacrificio y trabajo duro de toda la familia, el año pasado lograron abrir su segundo local, especialmente para el público de Miraflores que siempre los visita.

¿Y qué hay del sabor?

“Nosotros ofrecemos pollos, no pichones” (se ríe). La gerenta de “El Leñador” asegura que sus pollos son de granja, con buen tamaño, y con un aliño que tiene un ingrediente especial. “No puedo revelarles qué es, porque es un secreto familiar”.

Nuestros lectores recomiendan sus cremas artesanales, en especial la de maní, el ají, la mayonesa y el chimichurri. “Nosotros preparamos nuestras propias cremas como sabemos que le gustan a los piuranos”, explica. Un plus que, sin duda, los ha posicionado como una de las mejores pollerías de la provincia.

“Siempre buscamos seguir creciendo”, de ahí que renovaran su carta y ofrecieran diversas opciones para todos los gustos. “La ensalada El Leñador, los anticuchos, las parrillas, son opciones que a los piuranos les encantan y que complementan a nuestro tradicional pollo”. Asimismo, ofrecen postres como torta helada, torta de chocolate y brownie con helado.

A poco tiempo del Día del Pollo a la Brasa, la familia Velásquez invita a todos los piuranos a visitar sus dos locales y degustar su especialidad desde hace más de 15 años: un gran pollo a la brasa, hecho por piuranos y para piuranos.

 

 

Por: Marianne Paulet

 

[Contenido Patrocinado]
COMPARTIR     Twittear Compartir