El juego de la confusión

El juego de la confusión

Mientras los directivos de Odebrecht reconfirman la entrega
de coimas por obras en el Perú, como en el gasoducto del sur; o el financiamiento de la campaña del exalcalde Luis Castañeda; el bloque de Fuerza Popular sigue con su proyecto desinhibido de bloquear cualquier investigación, blindar fiscales y lo último: iniciar una campaña de desprestigio del Gobierno a nivel internacional.

Los discípulos de Keiko hace algunos días se pronunciaron
públicamente ante la comunidad internacional por un supuesto “desprestigio” a su lideresa, pero también por una “dictadura” en el país donde se violan los derechos de los detenidos e investigados por corrupción, en un claro intento por torcer la opinión pública.

Lo cierto es que la corrupción en el país sigue fuerte y poderosa. A pesar de las evidencias y revelaciones de testigos claves, el ámbito político (el más involucrado) intenta generar confusión argumentando que las investigaciones y detenciones de los principales implicados, es una persecución del sistema judicial manejado por el Ejecutivo.

Es evidente que, mientras la corrupción tenga tentáculos en el poder, seguirán tratando de que la impunidad gane.


Escrito por: José Neyra Moncada
COMPARTIR     Twittear Compartir

José Neyra Moncada

José Neyra Moncada

Director de El Tiempo.