El cambio que promovieron los ciudadanos

El cambio que promovieron los ciudadanos

Elegido el nuevo congreso es claro leer el mensaje que la ciudadanía ha dado al sistema democrático, a los partidos políticos, el cual se ha mantenido coherente con el sentir expresado el 2019 en las calles, cuando respaldó la disolución del Parlamento.

En primer lugar, los ciudadanos acudieron a las urnas a cumplir, esta vez no con un derecho sino con un deber. No cedió al voto nulo, viciado ni blanco y optó por una de las opciones, a pesar del abanico diverso de 20 partidos políticos que hacían difícil la elección, por la diversidad de propuestas. Le dijo No, a la sombra y amenaza que podía dejar abierta la posibilidad de retornar a un Congreso cuestionado, que hasta ayer tenía esperanza de regresar a sus funciones.

Los votantes ratificaron el No a los partidos políticos cuyos líderes y representantes visibles desgastaron el discurso de luchar por la gobernabilidad, democracia y contra la corrupción, cuando más bien fueron su amenaza permanente en las últimas décadas. Les pasó la factura, como en el caso del Partido Aprista, por ejemplo, al no escuchar ni a las bases que exigían renovación de cuadros ni a la población en general que cuestionaba el liderazgo sin vocación política de sus representantes. Al no hacer cambios, esta vez no lograron pasar la valla electoral del 5% para mantenerse vigentes, lo que haría su camino político hacia el 2021.

El resultado de Fuerza Popular es por sí mismo una respuesta a lo que no se quiere: una oposición radical. Llegó debilitada a este proceso pero logró meterse en el Congreso. Un sector de los ciudadanos le dio una nueva oportunidad porque es innegable que –guste o no- tiene un voto cautivo que le ayuda a hacer la lucha. Aunque los fujimoristas hablen hoy de su victoria, alegando una persecución política, es clara una derrota. Hay un cambio que deben promover o condenarán en este periodo su continuidad.

La conciliación es el camino que quiere la población y se tendrá que dar, de acuerdo a la composición del Congreso. Según encuestas a boca de urna, el promedio de mayor respaldo lo logra Acción Popular, con un 11%; pero no es mayoría. La suma de las izquierdas –Frente Amplio y Juntos por el Perú- las acerca a ese promedio y con índices cercanos, con 1 dígito, están Alianza para el Progreso, Partido Morado, Podemos Perú, Somos Perú, Frepap, Unión por el Perú.

Se ha dado un gran paso, pero ahora toca estar vigilantes. La agenda tiene que ser realista y seria. La reforma política es la primordial tarea pendiente. El ciudadano ya hizo los primeros cambios. Ahora le toca a los nuevos parlamentarios.


Escrito por: Tania Elías Lequernaqué
COMPARTIR     Twittear Compartir

Tania Elías Lequernaqué

Tania Elías Lequernaqué

Periodista