El cacao: la cura para no olvidar

El cacao: la cura para no olvidar

Un estudio de la Universidad de Columbia (Estados Unidos) ha hecho visibles por primera vez los cambios que el cacao provoca en el cerebro y que están relacionados con la capacidad de memorizar y aprender.

En las imágenes obtenidas con resonancia magnética se aprecia cómo la circulación sanguínea, y por tanto la llegada de nutrientes, estimula una zona denominada “circunvolución del giro dentado”, una de las pocas regiones del hipocampo cerebral donde se lleva a cabo la formación de nuevos recuerdos.

El equipo, liderado por el neuropsicólogo Adam Brickman, comprobó que las personas que tomaron diariamente durante tres meses una bebida con cacao que aportaba 900 mg de flavonoides y 138 mg de epicatequina (se hallan en 10 g de polvo de cacao puro) mostraron una actividad metabólica mayor en la zona del giro dentado y además obtuvieron resultados en las pruebas de memoria propios de personas con 20 años menos de edad.

Las habilidades cognitivas fueron evaluadas con un test denominado ModBent. Consiste en mostrar imágenes complejas a los participantes y pedirles después que señalen la figura que es exactamente igual a otra que acaban de ver.

Por tanto, la prueba mide la velocidad de reacción y la exactitud en el recuerdo. Los resultados en este tipo de estudios tienden a empeorar con el paso de los años.

El estudio probó que después de la ingesta del cacao se multiplicaba la velocidad con la que se evocaban los recuerdos.

El doctor Scott A. Small afirmó en la presentación del estudio por la universidad que “una persona con la memoria típica de una persona de 60 años al principio del estudio, después de tres meses mostraba las capacidades de una persona de 30-40 años”.

COMPARTIR     Twittear Compartir